14 de September de 2009 00:00

G. Larrea puso a prueba su capacidad de movilización

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Política

La concentración  que se realizó el sábado a favor de Gustavo Larrea, ex ministro de Seguridad, demostró  la capacidad de convocatoria de las bases del Movimiento Alianza País (AP). El mitin se hizo en solidaridad con el ex secretario por su vinculación en la investigación sobre los nexos del Gobierno con las FARC.

Para organizar a los centenares de simpatizantes,  establecieron  dos  espacios físicos: sillas plásticas  para los familiares y dirigentes y  el asfalto de  los exteriores, para los  simpatizantes comunes  
 
Desde las provincias del Cañar, Carchi, Chimborazo, El Oro, Manabí, Napo y otros sitios  del país llegaron  las delegaciones en buses que se estacionaron en los extremos de la av. De los Shyris, entre Eloy Alfaro y Naciones Unidas, en el norte. Allí,  el tránsito  se restringió de   12:30 a  18:00.

José Castelo llegó desde La Forestal. A él lo convocó  el grupo Avanzada Popular, que sigue la línea del partido de Gobierno. “Somos una comunidad organizada a favor de la revolución ciudadana”. Esas dos palabras resonaron   durante casi tres horas.
 
No solo los afiliados a AP  estuvieron. Otro grupo multitudinario fue el de  las organizaciones afines. Los carteles de diferentes asociaciones resaltaban entre los colores verdes de Alianza País. Entre ellos el Partido Socialista, Transformación Ciudadana y el Frente de Juventudes del Movimiento Patriótico Ecuador.

La intervención del vicepresidente Lenín Moreno  encendió los ánimos. “Estamos contigo y queremos que tengas una presencia victoriosa dentro de País”, dijo a
Larrea. En el libro que escribió el ex secretario de Estado, se  precisa que  Larrea  fue quien propuso el nombre de Lenín Moreno para la Vicepresidencia.

Fueron compañeros en el Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

Casi 20 minutos habló el homenajeado  Gustavo Larrea. Además de atacar a la prensa,  se refirió a la necesidad de establecer una economía socialista. El mensaje que dejó claro fue:   “No quiero puestos públicos, quiero estar en la revolución  por convicción”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)