No quiso vacunarse por temor a los efectos secundari…
Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 24 de julio del 2021
Un plato de papas cocinadas con queso espera a Richa…
Carlos Pólit dice que hubo presiones de José Serrano…
1 300 policías incursionaron en la cárcel de Cotopax…
Celebración por el triunfo de Richard Carapaz, en la…
Los exteriores de la Penitenciaría del Litoral de Gu…
Presidente Lasso habló con Richard Carapaz tras obte…

Hasta los obispos bailaron en el Campo Mariano

Los religiosos manifestaron su emoción con cánticos y movimientos, en la visita del Papa al Campo Mariano en El Quinche. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Los religiosos manifestaron su emoción con cánticos y movimientos, en la visita del Papa al Campo Mariano en El Quinche. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Los religiosos manifestaron su emoción con cánticos y movimientos, en la visita del Papa al Campo Mariano en El Quinche. Foto: Patricio Terán/ EL COMERCIO

Los religiosos y religiosas saben divertirse y gozar en sus fiestas. Así quedó comprobado con los cánticos y las sonrisas que fueron la principal constante de la cita realizada hoy, 8 de julio del 2015, en el Campo Mariano del Santuario de El Quinche con el papa Francisco, en el último día de visita papal al Ecuador.

Este 8 de julio, más de cinco mil personas, la mayoría con una vida dedicada a honrar las enseñanzas de Jesús, bailaron, cantaron y mostraron su felicidad sin reservas. Seminaristas, novicios, sacerdotes; oblatos, jesuitas, franciscanos se unieron en la alegría que les produce honrar la Palabra de Dios.

Tanta fue la felicidad que hasta los obispos, en el templete, dejaron la solemnidad y alzaron los brazos, aplaudieron y se movieron al ritmo de la música.

Así de contagiante fue la alegría que se vivía en el Campo Mariano antes de la llegada del Papa Francisco, prevista para las 10:30.

Distintos grupos y coros animaron la espera, con música y canciones de alabanza, antes del arribo del Papa. Incluso se entonó la canción de moda: “Bienvenido mensajero, de la paz, la justicia y el amor”, que desató aplausos entre los asistentes.

También se gritó “te queremos Francisco te queremos”, como si fuera una barra de un equipo de fútbol. La fiesta fue total.

El coro de las Hermanas Oblatas fue uno de los mejor acogidos. Su alegría provocó que la algarabía de la multitud de fieles.

Francisco ingresó a la Parroquia de El Quinche a las 10:40. Aquí, la fiesta continúa este 8 de julio.

placeholder