19 de septiembre de 2019 00:00

El femicidio de Diana Carolina dejó huella; el agresor es juzgado

En la Unidad Judicial de Imbabura se desarrolla el juicio por la muerte de la mujer.

En la Unidad Judicial de Imbabura se desarrolla el juicio por la muerte de la mujer. Foto: EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 2
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 20
Redacción Sierra Norte
(I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

A puerta cerrada. Así comenzó el pasado miércoles 18 de septiembre de 2019 el juicio por el femicidio de Diana Carolina, perpetrado en Ibarra el 19 de enero de 2019. Los 56 testigos citados en este caso comenzaron a entrar a la sala de audiencias de la Unidad Judicial Penal de Imbabura a partir de las 08:30.

Este ataque mortal causó conmoción, pues se produjo frente a 12 policías y a una multitud de personas que miraba cómo Yordis Rafael L. terminaba con la vida de la mujer usando un cuchillo de cocina.

Previamente, el extranjero mantuvo retenida a la víctima 90 minutos. Durante ese tiempo recorrió las calles céntricas.

Esos hechos quedaron grabados en videos. Para la Fiscalía, tres de estas imágenes, captadas por cámaras de locales comerciales, fueron claves y se usan como prueba.

Este Diario conoció que eso se estableció en un acuerdo probatorio entre los abogados de la familia de la víctima y el defensor público del acusado. Este proceso consta de 15 cuerpos. En uno de ellos se detalla la “autopsia sicológica”, un examen que se hizo para conocer la situación de violencia a la que estuvo sometida la víctima.

Según los familiares de Diana Carolina, ella habría mantenido una relación sentimental durante tres meses con el extranjero, que es procesado.

En el patio de comida en donde la mujer laboraba y en donde inició el suceso aún se recuerda la trágica noche.

Ese día Yordis acudió al local. Habló aproximadamente dos horas con la mujer. Pero luego, la pareja comenzó a discutir. Es por eso que uno de los trabajadores llamó a la Policía.

Luego que llegaron los gendarmes continuaron con la discusión. Sin embargo, de manera sorpresiva, el detenido sacó un cuchillo que llevaba escondido en la cintura. La sujetó por el cuello con un brazo, mientras que con la otra mano sostenía el arma. Los testigos aún recuerdan todos esos detalles. Ayer esperaban que se haga justicia en este caso.

Hasta las 15:45, la audie  se desarrollaba sin novedades. Está previsto que la audiencia de juzgamiento continúe hoy con la recolección de testimonios de los testigos. Luego las partes procesales presentarán nuevos alegatos judiciales.

El acusado que está detenido en la Cárcel Regional de Latacunga, en Cotopaxi, comparece a la audiencia mediante videoconferencia.

Ayer, en el tercer piso de la Unidad Penal había un ambiente de calma. Igual ocurría en la parte exterior de la dependencia judicial. Esa imagen contrasta con las marchas que los vecinos de Ibarra realizaron durante días, luego de que se reportara el ataque.

Hubo movilizaciones que terminaron en agresiones y la quema de muebles y enseres de ciudadanos venezolanos, que residían en Ibarra y que no tenían nada que ver con el hecho de violencia.

Esos detalles aún los recuerda con temor Silamri, que vio cómo su ropa y la de su hija quedaron reducidas a cenizas luego que un grupo de manifestantes abrió a la fuerza la puerta de la vivienda que alquilaba y se llevó sus pertenencias.

Fernando Salazar, funcionario de Movilidad Humana del Patronato de Imbabura, asegura que la muerte de la ciudadana ibarreña marcó al país.
Aunque han pasado siete meses y 28 días desde que ocurrió el femicidio, el tema no ha perdido actualidad.

El funcionario comenta que cuando dictan talleres contra la xenofobia a los estudiantes de planteles educativos siempre mencionan este caso.

Los jueces Diego Chávez (ponente), Miguel Solá y Leonardo Narváez, que integran el Tribunal Penal de Imbabura, deberán pronunciarse en torno al pedido de la Fiscalía para que se sancione con la máxima pena. De acuerdo con el artículo 141 del Código Integral Penal, el femicidio es sancionado con penas que van entre 22 y 26 años de prisión.

Los vecinos piden que estos sucesos no vuelvan a repetirse en la ciudad.

Los hechos

19 de enero de 2019

Un hombre apuñaló a una mujer embarazada, en una calle de Ibarra. La Policía no pudo evitar el ataque mortal. El agresor la mantuvo como rehén durante 90 minutos.

20 de enero de 2019

Luego de que la Policía detuviera al agresor de Diana Carolina, este fue procesado por el presunto delito de femicidio. Después fue trasladado a la cárcel de Cotopaxi.

20 de enero de 2019

En Ibarra se realizó una protesta. La gente acudió a los exteriores del ECU-911 de esa ciudad. En ese lugar, estaba la ministra de Gobierno, María Paula Romo.

20 de marzo de 2019

Tras una audiencia, un juez llamó a juicio al agresor de la joven. La Fiscalía presentó su acusación, las evidencias recopiladas y dijo que el hecho causó conmoción.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (7)
No (3)