Municipio de Quito busca ideas para predio de La Y

Entre las calles 10 de Agosto, Río Cofanes y Juan de Azcaray se ubica la exestación La Y. La propiedad se cerró el 1 de junio del 2018. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Entre las calles 10 de Agosto, Río Cofanes y Juan de Azcaray se ubica la exestación La Y. La propiedad se cerró el 1 de junio del 2018. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Entre las calles 10 de Agosto, Río Cofanes y Juan de Azcaray se ubica la exestación La Y. La propiedad se cerró el 1 de junio del 2018. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

En su interior no se observa ningún movimiento. En las puertas de vidrio aumentaron los grafitis y la acera frente a lo que era el ingreso y salida, por donde circulaban miles de pasajeros al día, está desolada.

Se trata del predio donde funcionaba la estación La Y del Trolebús y que ha permanecido cerrado desde hace siete meses. El mayor movimiento de personas se ubica a unos 100 metros del antiguo ingreso, en la calle Río Cofanes, en donde hoy opera la parada Plaza de Toros, que es la última del Sistema Trolebús antes de llegar a la estación El Labrador.

El cambio en ese sector es evidente. En las mañanas no hay el mismo flujo de gente. Por las noches, el perímetro entre las calles 10 de Agosto, Juan de Azcaray y Río Cofanes es solitario y eso, a los transeúntes, les genera una percepción de inseguridad.

Susana Páez sufrió un robo hace tres semanas. Cuenta que mientras esperaba el bus, en la parada ubicada en la acera oriental de la avenida 10 de Agosto, a unos metros de la vieja estación, dos hombres la asaltaron y se llevaron dinero y sus documentos personales.

“Eran las 20:30 y no había una sola persona. Ni siquiera pasaban muchos carros. Cuando me abordaron ya no pude hacer nada. Después corrieron y nadie me ayudó”.

A partir de las 19:00, Fanny Manzano cierra con candado la puerta de su tienda para atender, tras las rejas metálicas, a sus clientes. “Desde que salió la estación mis ventas bajaron a la mitad. A mí me compraban los trabajadores y usuarios del Trole”.

El 1 de junio del 2018, la estación La Y dejó de funcionar. La primera propuesta del Municipio fue rematar la propiedad con la intención de buscar un programa inmobiliario que incluyera usos de suelo combinados (residencial y comercial), a cargo de una empresa privada. José Ordóñez, director del Instituto Metropolitano de Planificación Urbana (IMPU), dice que tras un análisis ahora se definió que ese predio ofrece la posibilidad de desarrollar un proyecto en el que se tomen en cuenta los objetivos del plan Quito Visión 2040.

La idea para ese terreno de 31 700 m², en los que se asentaba la terminal, los patios de maniobras y parqueaderos, es un programa que incluya vivienda, oficinas, espacio público y equipamiento de servicios.

El Municipio, con la colaboración del Colegio de Arquitectos de Pichincha, lanzó un concurso para la presentación de ideas para transformar el sitio.

Pablo Moreira, presidente del Colegio de Arquitectos, señala que hasta el momento existen 46 equipos que se han inscrito para ser parte del concurso. Se prevé que los proyectos sean entregados hasta febrero próximo.

Jacobo Herdoíza, secretario de Territorio, Hábitat y Vivienda del Cabildo, dice que de las ideas que se presenten se escogerá la que aterrice la propuesta de convertir a ese polígono en una microcentralidad.

Una microcentralidad es un espacio dentro de la ciudad en donde sus habitantes y población flotante puede encontrar servicios, entretenimiento, comercios y dependencias públicas sin la necesidad de realizar grandes desplazamientos.

¿Cuál es la importancia de este predio? La exestación La Y se ubica entre las estaciones El Labrador y Jipijapa. Además, está en la zona de influencia del parque Bicentenario. Esto, según Herdoíza, obliga a pensar en un proyecto que tenga en cuenta la conexión con el transporte público (Metro, Trolebús y Corredor Central Norte) y el desarrollo de infraestructura que dé prioridad a peatones y ciclistas.

Ordóñez indica que la actual administración, con base en la propuesta ganadora, dejará lista una Ordenanza para que sea la próxima Alcaldía la que lleve a término esta iniciativa. No hay una fecha o estimación de cuánto tardaría ejecutarla.