Tribunal libera a expolicía que traficaba con tortugas bebés
En Atuntaqui se alista la tradicional celebración de…
Lasso agradece a Llori y defiende reforma tributaria…
Abogados de Jorge Glas fueron multados por no ir a a…
María Clara Sharupi, escritora shuar que venció a la polio
Policía dice que se iniciaron los trámites para extr…
La Asamblea aplaza debate del caso ‘Pandora Pa…
85 562 personas más recibirán bono de USD 50, otras …

La vía hacia Baeza está cerrada al tránsito desde Papallacta

El caudal del río Guango arrastró el puente del kilómetro 51, en la vía Papallacta-Baeza. Este viernes 21 de junio el tránsito estaba suspendido en esa carretera que conecta a Pichincha con la Amazonía. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

El caudal del río Guango arrastró el puente del kilómetro 51, en la vía Papallacta-Baeza. Este viernes 21 de junio el tránsito estaba suspendido en esa carretera que conecta a Pichincha con la Amazonía. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

El caudal del río Guango arrastró el puente del kilómetro 51, en la vía Papallacta-Baeza. Este viernes 21 de junio, el tránsito estaba suspendido en esa carretera que conecta a Pichincha con la Amazonía. Foto: Diego Pallero/ EL COMERCIO

La vía desapareció por completo a la altura del kilómetro 51 de la carretera Papallacta – Baeza, en la provincia del Napo (en el nororiente del Ecuador). Allí una fuerte corriente de agua y lodo se llevó consigo al puente que atravesaba el río Guango.

La intensa lluvia que hasta la mañana de este viernes 21 de junio del 2019 caía en la zona alimentaba más la caída de agua que bajaba con fuerza desde la parte alta de la montaña.

Cerca de la línea de peligro que se colocó a pocos metros del derrumbe esperaba María Hilda Alquinga en el interior de su vehículo. Ella y su esposo llegaron hasta allí a las 08:00 del jueves 20 de junio para encontrarse con unos familiares en Baeza, pero ya no pudieron pasar.

“Mi esposo bajó hasta el río para ver si podía cruzar porque se nos acabó la batería del celular y no sabemos si mi mamá habrá podido cruzar o se quedaron del otro lado”, dijo mientras seguía a la espera de su pareja.

Desde la zona poblada de Papallacta, al menos en 20 puntos había caída de rocas, árboles y vegetación que cubren en ocasiones un carril completo de la vía. El agua volvía resbalosa la carretera en casi todo ese tramo.

Al pasar Papallacta, la Policía ubicó una hilera de conos para impedir el paso de vehículos -especialmente pesados- que buscaban continuar su trayecto hacia las provincias del norte de la Amazonía.

“Yo salí de Tumbaco con el carro (camión con carga) pero ya no pude pasar desde ayer (jueves). Solo vine a tomar fotos y enviarle a la empresa para decirles que no hay cómo seguir”, contó Fredy Tenorio quien buscaba llegar a Lago Agrio (Sucumbíos).

Hasta las 9:00 de este viernes, la lluvia no cesaba en toda esta zona.

Suplementos digitales