Continúan réplicas en norte de Perú, que ya suma más…
Policías se movilizan en la cárcel de Guayaquil ante…
Personas perezosas son mejores empleados, dice Bill Gates
OEA: Migración venezolana llegaría a siete millones …
Ejecutivo firmó Decreto sobre funcionamiento de hipó…
Ciudadanos acudieron masivamente al Centro de Conven…
La Comisión de Fiscalización solicitó prórroga de ci…
Los gremios productivos piden respeto para Quito

79 000 llamadas al ECU 911 fueron para bromear e insultar a los operadores en la Sierra Centro

En Ambato semáforo Amarillo, Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/  EL COMERCIO

En Ambato semáforo Amarillo, Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

Imagen referencial. Los negocios del centro de la ciudad abren sus puertas a sus clientes en Ambato. Foto: Glenda Giacometti/ EL COMERCIO

El mal uso del télefono, escándalos públicos y violencia intrafamiliar son las llamadas que registró el Sistema de Seguridad ECU 911, en las provincias de Tungurahua, Cotopaxi y Pastaza, en lo que va de la emergencia sanitaria por el covid-19.

Cristina Montero, coordinadora Zona 3 del ECU 911, explicó que desde el inicio de la emergencia sanitaria se registraron 79 000 llamadas de mal uso del servicio en las provincias de Tungurahua, Pastaza y Cotopaxi. “La gente llama y hace bromas con los operadores y en ocasiones les insultan. Hace falta concienciar más a la gente que una llamada de estas características puede desplazar a una real”.

Mencionó que las personas que hace el mal uso de las llamadas serán sancionadas con multas desde los USD 100 hasta un salario básico unificado o dependiendo de la gravedad de la falta. Los rubros se cobrarán a través de las planillas por consumo teléfonico.

Montero dijo que las alertas por escándalo público también tienen un número elevado de llamadas. En Cotopaxi se presentaron 1 132, Tungurahua 3 811 y en Pastaza 288. Otro de los problemas en la región son los bebedores en calles y avenidas de la urbe con alrededor de 1912 en las tres provincias.

A esto se suman las llamadas por ruidos molestosos o fiestas clandestinas se presentaron 149 en la región y por violencia familiar hubo un incremento en Cotopaxi de 41%, algo similar ocurrió en Pastaza con el 24% y mientras que en Tungurahua hay un decremento del 10% con relación al 2019. “Estamos trabajando en conjunto con la Policía Nacional y la Secretaría de Derechos Humanos, esta última ayuda en el acompañamiento legal, trabajo psicológico y ayuda social a las víctimas de violencia”

La Policía Nacional con el apoyo de los comisarios e Intendencia realizan los operativos del control. Según las autoridades, varios locales fueron clausurados entre discotecas, moteles y bares por incumplir el toque de queda y la emergencia sanitaria.