Ómicron: Canadá registra dos primeros en continente …
16 detenidos por traficar migrantes de Ecuador a Colombia
Dos menores de edad heridos en caso de sicariato en …
Barbados deja a la reina Isabel y se proclama república
Gobierno se ratifica en Proforma Presupuestaria del 2022
Familiares de motociclista fallecido en la Simón Bol…
Bajas tasas de vacunación contra covid-19 inciden en…
Pareja que escapó de cuarentena de Ómicron, detenida

Hoteles de Manabí y Esmeraldas registran cancelaciones de las reservas para los feriados por el cierre de playas

La playa de Tongorachí es visitada también por extranjeros amantes del turismo ecológico que se practica en esta zona. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

La playa de Tongorachí es visitada también por extranjeros amantes del turismo ecológico que se practica en esta zona. Foto: Marcel Bonilla / EL COMERCIO

Playa de Tongorachí, Esmeraldas. Las playas del Ecuador permanecerán cerradas el 24 y 25, 31 de diciembre del 2020 y 1 de enero del 2021. Foto: Marcel Bonilla / archivo EL COMERCIO

En el sector turístico de Esmeraldas y Manabí hay preocupación por la cancelación de reservaciones en hoteles y restaurantes para los feriados de Navidad y Año Nuevo.

Según el gremio turístico, las cancelaciones se deben a la disposición del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional de cerrar las playas, el toque de queda desde las 22:00 hasta las 04:00 y la restricción vehicular según el número de placa.

En Esmeraldas, el 20% de las reservaciones que se habían realizado en los 130 hoteles fueron canceladas hasta este miércoles 22 de diciembre del 2020.

El presidente de la Cámara de Turismo de Atacames, Eddy Gómez, precisó que había pocas reservaciones este año. Pero todas fueron suspendidas.

Las primeras 10 reservaciones que había en su hotel (Cayapas) fueron canceladas, como ha ocurrido en otros hoteles de Atacames muy cercanos a la playa. Los turistas señalan que con el balneario inhabilitado para el turismo hay pocas opciones de diversión en la provincia. Además, prefieren no llegar a la playa por temor a contagiarse de covid-19.

Pese a esto, el alcalde Freddy Saldarriaga, señaló que se ajustarán a lo dispuesto por el COE nacional y que los turistas que lleguen podrán disfrutar de los cinco balnearios a excepción del 24 y 25, 31 de diciembre y 1 de enero del 2021.

Gómez afirmó que el impacto de la medida no solo se afecta a los dueños de hoteles, sino a los propietarios de restaurantes, cebicherías, tricimoteros y las agencias turísticas que ofrecen recorridos en Atacames. Ellos ya habían invertido en provisiones para el feriado.

Tres dueños de hoteles coinciden en que la playa es una zona de menos contagio, como se ha demostrado en Atacames, donde 100 empresarios de la hotelería se tomaron pruebas de PCR para covid-19, el pasado fin de semana. Todo obtuvieron resultados negativos.

El propietario del hotel Costa Brava en Atacames, Rodrigo Cisneros, cree que la medida frena todo intento de reactivación económica en un sector que para volver a operar tuvo que invertir un promedio de USD 1 500. Con ese dinero aplicaron las medidas de bioseguridad en sus locales para ofrecer una estancia segura a los viajeros.

“Teníamos la esperanza que después de la Navidad las reservaciones aumentaran hasta un 50%, pero no ocurrió. Nadie va venir a la playa para encerrarse en un hotel o su departamento después de las 22:00”, señaló Cisneros.

Bárbara Caicedo, dedicada a la venta de cebiches, dijo que con la medida tuvo que bajar el pedido de conchas en un 70%, porque dice con las restricciones no acudirá la cantidad de turistas que solía llegar todos los años. Ella lleva 15 años dedicados a ese negocio en Atacames y asegura que el impacto en la economía de las 30 vendedoras de cebiches de su organización ha sido alto.

Aunque en el malecón de Atacames, la presencia de enganchadores está prohibida, Miguel Nazareno, uno de ellos, a finales de diciembre solía hacer entre USD 30 y USD 50 diarios. Este año no podrá hacerlo. “La afectación es en todos los órdenes, no solo pasa con nosotros; también proveedores de mariscos que no tendrán grandes pedidos para abastecer los comedores, como ocurría en otros años”, explica Nazareno.

En la zona norte de Manabí, también se cancelaron las reservaciones en Pedernales, Jama, Bahía de Caráquez, San Clemente, San Jacinto y Canoa (San Vicente).

En ese sector, hasta el fin de semana se habían reservado 1 200 plazas hoteleras, de las 7 000 que hay en la zona. Pero según la Cámara Provincial de Turismo, el 90% fue suspendido.

Elena Zambrano, propietaria de un hotel en Pedernales, señaló que ya habían invertido en jabones, implementos de aseo y en productos alimenticios. “Hice un crédito por USD 2 000. La idea era recuperar ese dinero en el feriado y pagar de contado”.

En Portoviejo, la playa de Crucita y el manglar de La Boca estarán cerrados por ocho días. “Entendemos las decisiones de las autoridades, pero estamos desesperados por trabajar”, señaló el hotelero Roberto Zambrano.

Zambrano afirmó que las cenas navideñas también se han cancelado. Él afirmó que varias empresas de Portoviejo habían reservado para este 23 de diciembre del 2020. Pero, cancelaron porque la hora de cierre del restaurante es a las 20:00. “La mayoría sale a las 18:00 y hasta cambiarse y el trayecto de la ciudad hasta la parroquia (30 minutos) ya se hace muy tarde”.

Según la Cámara de Turismo de Manabí, las operadoras están reorganizando los paquetes para atraer al turista. Por ejemplo, en lugar de ofrecer la playa se ofrecen rutas en bicicleta, visitas a museos o a fincas, donde el turista podrá recolectar cacao o café.

Los hoteleros de Manta señalaron que tendrán una nueva estrategia para el feriado de fin de año, que consistirá en promociones y descuentos. “Se controlará el aforo del 30% y habrá más zonas de desinfección. Manta también son bosques, gastronomía típica, museos y otros atractivos. Así que estamos visitando esos lugares para cerciorarnos que se cumplen con las medidas de bioseguridad y de ser así, lanzaremos paquetes turísticos”, señaló el operador Hernán Cevallos.

Suplementos digitales