La línea 171 del Ministerio de Salud no está funcion…
Guayaquil abre un punto de vacunación exprés y compl…
Contraloría dice que se han recuperado 43 000 expedi…
Operación en el OCP se retomó el 22 de julio del 2021
El covid-19 nos deja un mundo más pobre y más desigual
Defensoría del Pueblo y Cpccs, en disputa por inform…
Pascual del Cioppo se desafilió del PSC; anuncia ben…
Gobierno instaló la primera mesa técnica Ecuador Cre…

Ganaderos y agricultores de Pallatanga y Cumandá recibieron ayudas

Las motobombas expulsan aire o agua a presión y funcionan para la limpieza de las hojas afectadas por la caída de ceniza del volcán Sangay. Foto: cortesía.

Las motobombas expulsan aire o agua a presión y funcionan para la limpieza de las hojas afectadas por la caída de ceniza del volcán Sangay. Foto: cortesía.

Las motobombas expulsan aire o agua a presión y funcionan para la limpieza de las hojas afectadas por la caída de ceniza del volcán Sangay. Foto: cortesía.

Los cultivos de cacao, pimiento, pepino dulce y fréjol que se sembraron este año en Cumandá y Pallataga, dos cantones situados al este de Chimborazo, son los más afectados por la caída de ceniza del volcán Sangay. Allí también se cría ganado para la producción de leche y carne, y hay unas 400 hectáreas de pastizales afectados.

La mañana de este miércoles 23 de septiembre del 2020, los agricultores y ganaderos recibieron alimentos para los animales y motobombas para limpiar las hojas de las plantas. Las ayudas fueron entregadas por el Ministerio de Agricultura y Ganadería.

“Las motobombas expulsan aire o agua a presión y funcionan muy bien para la limpieza de las hojas. La ceniza que cubrió las plantas impide que se realice el proceso de fotosíntesis, por eso es necesario limpiarlas”, dijo Álvaro Delli, director provincial del MAG.

Esos equipos usualmente se utilizan para fumigaciones masivas, pero están funcionando bien en la limpieza de hojas de diferentes texturas. Los agricultores también reciben asistencia técnica de los agrónomos de esa cartera de Estado.

Los ganaderos movilizaron a sus animales a las zonas con menor caída de ceniza. Ellos recibieron 18 fardos de henolaje (pastos conservados con melaza), y melaza. Esa sustancia, además de alimentar a los bovinos, les ayuda a expulsar la ceniza que pudieron haber consumido desde el pasado domingo 20 de septiembre, cuando se registró una explosión de gran magnitud del volcán Sangay.

Esta semana continuarán las entregas de ayudas a los productores afectados. Se estima que hay más de 7400 familias perjudicadas por la caída de ceniza.