20 de August de 2012 13:04

El Chimborazo no es una fuente inagotable de agua

valore
Descrición
Indignado 4
Triste 6
Indiferente 1
Sorprendido 3
Contento 6

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Un gigante de roca maciza y hielo de 6 310 metros de altura domina el extenso valle en la vía Ambato- El Arenal- Riobamba- Guaranda. Es el nevado Chimborazo que, con los rayos del sol, brilla como un diamante en la mañana gélida del martes 14 de agosto.


Sus deshielos son el origen de las vertientes, que más abajo se transforman en los ríos Chimborazo, Mocha y Ambato. Estos afluentes abastecen de agua para la potabilización y riego para más de 500 000 habitantes de Bolívar, Tungurahua y Chimborazo.

Pero desde 1999 hay algo que preocupa a los andinistas, turistas, agricultores e investigadores. Se trata de la pérdida de una parte de los glaciares. Al transitar por la carretera El Arenal-Guaranda-Riobamba, en la parte occidental del coloso, se observa que la nieve casi ha desaparecido.

Eso preocupa a Teodoro Asitinbay, de 62 años. Este habitante de Chiquipogllo Santa Rosa, de la parroquia San Andrés, cantón Guano, recuerda que hace 25 años la nieve del ‘Taita’ llegaba hasta los pajonales. “Había agua en abundancia para el riego y el consumo, pero con la destrucción del páramo, para extender los cultivos, esta se redujo”.

El agricultor se lamenta porque antes las lluvias en la zona eran constantes, ahora escasean por la desaparición de los bosques. Con el apoyo de sus dos hijas y dos nueras, apura la cosecha de papas. Este año no hay una buena producción. “Los tubérculos están pequeños por la falta del líquido”.

El mismo problema afrontan las 120 familias que habitan en este poblado. Las casas están dispersas y son de construcción mixta: ladrillo, madera y techo de teja.

El guía de montaña Marco Cruz asegura que lo que ocurre es preocupante. 50 de sus 67 años ha ascendido en 600 ocasiones al nevado. Su última expedición fue el lunes pasado. “Cada vez se hace más peligroso subir. En el trayecto hay pedazos de piedra que resbalan por la montaña. Es dramático el deshielo de los glaciares”.

[[OBJECT]]


Para Cruz, esto ocurre por el calentamiento global. En los últimos 30 años, el 33% del hielo se diluyó. “Afrontamos un período de interglaciación (época en que sube la temperatura). Desde 1880, los glaciares en el mundo están en retroceso y Ecuador es una de las zonas más sensibles por estar ubicado en el trópico”.

El montañista detalla que en el Chimborazo y el Carihuayrazo afectó la caída de ceniza del volcán Tungurahua. El polvo cubrió el hielo que actúa como un espejo al reflectar los rayos solares. Eso evita un 90% de descongelamiento. Pero con la caída de ceniza, solo rebota a la atmósfera el 20%. Eso acelera el derretimiento.

Cruz recuerda que en noviembre del 2000, el científico francés Bernard Francou hizo excavaciones a 96 metros de profundidad. Recolectó diversas capas de hielo para estudiar los efectos del cambio climático. El estudio fue apoyado por Naciones Unidas.

Se detectó que dos causas afectaron el deshielo. La primera fue el efecto invernadero causado por los gases de industriales y de vehículos. Y el segundo, por la ceniza que arrojó el Tungurahua.

En Cuatro Esquinas de la parroquia San Andrés, Aurora Caiza, de 65 años, cosechó la cebada que sembró en media cuadra de terreno. Parte de sus cultivos se destruyeron por la falta de agua.

La media hora del líquido que recibe cada ocho días del canal de riego Aucacan, agua subterránea del Chimborazo, no alcanza para irrigar su cultivo. Además, las lluvias se redujeron. “Antes caía hasta granizo, ahora no hay nada”.

En eso coincide Jeff La Frenierre, becario de la Fundación Internacional Fulbrigth y alumno de la Universidad de Ohio (EE.UU.). Entre el 2009 y el 2011, estudió el nevado. A inicios de este mes, expuso su obra Evaluación del Impacto del derretimiento de glaciares en el suministro de agua: volcán Chimborazo.

Argumentó que los científicos demostraron “una fuerte evidencia de que la temperatura del aire en los Andes tropicales, en los últimos 70 años, se está calentando de 0,1 a 0,7 grados por década”.


Testimonio
María Paca / agricultora
‘El agua de los nevados no alcanzar para todos’


El agua del Chimborazo cada vez es menos porque hay más gente que quiere regar sus cultivos y para el consumo. Por eso, la escasez en Chiquipogllo aumenta.


Por las tuberías llega el agua desde el nevado Carihuayrazo. Estamos preocupados porque ahora este volcán tiene más rocas que hielo. Tenemos miedo de quedarnos sin el agua que es muy importante.


No sé qué pasará en un futuro. Creo que nuestros hijos sufrirán. Esto ocurre porque las comunidades están destruyendo el páramo y talando el bosque. Faltan controles.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)