29 de agosto de 2018 08:28

El desencanto entre Macron y los empresarios franceses

Emmanuel Macron consideró que la seguridad de la Unión Europea no debe depender de EE.UU. y que el bloque debe buscar su autonomía estratégica. Foto: EFE

Emmanuel Macron, presidente de Francia.a Foto: EFE

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Agencia AFP

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

“Seguimos confiando en él, pero cuidado, no durará”. Quince meses después de haber acogido con aplausos la victoria en Francia de Emmanuel Macron, considerado un presidente proempresas, comienzan a surgir dudas entre los hombres de negocios.


“Hay que reconocer que no todo ha sido negativo. Algunas reformas que no habían sido hechas en 30 años fueron realizadas en uno”. La opinión de Jacques Letort, dirigente de una compañía constructora, es ampliamente compartida en Jouy-en-Josas, una localidad a las afueras de París, que acoge hasta este miércoles un encuentro anual del Medef, la organización de empresarios franceses.

Hace 15 meses, éstos habían recibido con júbilo la victoria de Macron, un exbanquero de negocios, que se comprometió a llevar adelante una profunda transformación de Francia y acelerar el crecimiento económico.

“Los empresarios sintieron que quería facilitar la vida económica en Francia”, recuerda Philippe Amram, dirigente de una compañía de estrategia.

Desde 2017 el gobierno ha lanzado varias reformas, incluyendo una muy polémica que flexibilizó la legislación laboral francesa para impulsar el empleo.

“Macron ha tomado decisiones muy fuertes”, estimó Françoise Catalan-Johnson, dueña de una sociedad especializada en la construcción de viviendas.

Según un sondeo OpinionWay realizado en julio entre jefes de empresas, más de la mitad (54%) decían estar satisfechos con la acción del presidente, 13 puntos porcentuales más que en mayo. Y 65% de ellos estima que el gobierno ha mantenido el ritmo de las reformas, pese a múltiples manifestaciones.


'Actos' 

No obstante, quince meses después del triunfo del joven presidente de 40 años en las urnas, los hombres de negocios comienzan a mostrarse impacientes.

El gobierno “ ha devuelto la confianza a los empresarios”, admitió el martes el presidente del Medef, Geoffroy Roux de Bézieux, pero “esta confianza recobrada es frágil”, advirtió.

“Preferimos las pruebas de amor a las declaraciones de amor”, señaló Roux de Bézieux, pidiendo que se siga adelante con las reformas que a sus ojos pasan “inevitablemente” a través de una reducción del gasto público (57% del PIB en Francia, frente a 46% en promedio en Europa) .

Frente a los empresarios, el primer ministro Edouard Philippe dijo el martes que el gobierno “está llevando a cabo” sus reformas, pero “en función del crecimiento del que disponemos” .

La economía francesa crecerá este año de 1,7% (se esperaba 2%) , lo que obligará al presidente a rebajar sus ambiciones sobre reducción del déficit público. Aunque estará por debajo del 3% exigido por Bruselas, este último será superior al 2,3% anunciado y se acercará más a 2,6%, como el año pasado.

Pero la excusa del crecimiento es demasiado fácil, estiman varios empresarios. Philippe Marty, jefe de una consultoría, considera que el gobierno “ no está tomando para nada el camino ” de la reducción del gasto público.

Macron prometió durante su campaña electoral la supresión de 120.000 puestos de funcionarios públicos durante su mandato de cinco años. Francia tiene 5,64 millones de funcionarios, un número superior al promedio europeo (80 funcionarios entre 1.000 habitantes, frente a 61) .

Pero Edouard Philippe dijo el pasado domingo que en 2019 se suprimirán solo 4.500 puestos y 10.000 en 2020.

“Sí, Emmanuel Macron es más pro-empresas, pero aún hay cosas que hacer”, afirma Marty.

“Macron dijo que quería liberar a las empresas. Está muy bien, pero espero actos”, añadió.


“Los empresarios siguen confiando el él, pero cuidado, no durará”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)