Museo de la Memoria, nueve años de olvido y de indif…
La poke-alcaldía
El aceite es el ícono de la inflación en el país
Desde el 2019 se autorizaron 44 compras o fusiones d…
16 escuelas del milenio, con tarea inconclusa
Pikachú, origen de un debate sobre arte urbano en pl…
Video revela que Glas ordenó liberar la venta de com…
Universitarios de Manta dan una paliza a un supuesto…

Defensoría del Pueblo pide al Gobierno que levante el estado de excepción

el Decreto 884, con el que entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacionalel Decreto 884, con el que entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacional

el Decreto 884, con el que entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacionalel Decreto 884, con el que entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacional

Con el Decreto Ejecutivo 884 entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacional. Foto: Armando Prado / EL COMERCIO

El defensor del Pueblo, Freddy Carrión, exhortó públicamente al presidente Lenín Moreno para que derogue el Decreto 884, con el que entró en vigencia el estado de excepción en territorio nacional.

Según Carrión, el Decreto ha servido para exacerbar la violencia y la polarización de las posturas entre el Gobierno y, del otro lado, los movimientos sociales, campesinos, sindicatos y gremios. “Lo que pedimos es abrir las puertas al diálogo”, dijo.

Carrión señaló que ha existido un uso excesivo de la fuerza hacia los manifestantes y esto ha derivado en la detención de 485 personas, quienes en su mayoría ya recuperaron la libertad. Señaló que los arrestados, entre jueves y domingo, han reportado “agresiones brutales” por parte de la Policía Nacional.

Asimismo, dijo que dentro de la protesta social “hay intereses para desestabilizar al Gobierno” y que esto se ha visto a través de la violencia que han ejercido los manifestantes indígenas hacia empresa, vehículos y civiles.

Según Carrión, la liberación de los detenidos se dio porque la Fiscalía no acusó o porque los jueces no avalaron los arrestos por falta de pruebas. Para el Defensor, esta entidad abogó para que no se criminalice la protesta social.