13 de August de 2009 00:00

Comer cangrejo en veda trae riesgo

valore
Descrición
Indignado 5
Triste 2
Indiferente 4
Sorprendido 3
Contento 10

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Guayaquil
 guayaquil@elcomercio.com

La jugosa y blanca carne del cangrejo puede convertirse en una toxina si  se consume en la época de veda. Entre el 15 de agosto y  el 15 de septiembre, el crustáceo entra en un período de muda, por lo que se prohíbe su captura, comercialización  y consumo. Además de conservar la especie  se previenen daños en el organismo humano.

La bióloga Verónica Mora, analista de Control Pesquero de la Subsecretaría de Pesca, explica que durante un mes, el cangrejo se encuentra en etapa de muda. Es decir, forma sus órganos internos y crea un nuevo caparazón. En ese tiempo produce una sustancia denominada oxalato de calcio, que  es la que ayuda a formar la nueva cubierta.



Algunos consejos
Si se prepara   en casa, recuerde que después de cocinarlo debe ponerlo en agua fría para que se desprenda la carne.
Se recomienda  no exponer el cangrejo    a lugares calientes, y consumirlo máximo en dos horas,  en caso de pedir  al domicilio.
 La carne del cangrejo no   puede volver a calentarse. Si se lo coloca nuevamente en la olla se le filtra agua dentro del carapacho.
En los restaurantes  se utilizan utensilios especiales para sacar la carne. Es necesario preguntar sobre esas prácticas culinarios.El oxalato es lechoso y se encuentra sobre el caparazón del crustáceo. Es dañino para la salud humana, pues al ingerirlo produce intoxicaciones. Cuadros de fiebre, diarrea, escalofríos, descomposición estomacal e incluso cólicos pueden ser algunos  de los síntomas.

El gastroenterólogo Carlos García Reynoso explica que el proceso de muda torna vulnerable al cangrejo ante los microorganismos y bacterias que viven en su hábitat. “Hay más riesgo de tener infecciones intestinales. Además,  el que consume    puede desarrollar cuadros alérgicos y presentar   ronchas en el cuerpo”.

Isaac Argudo,  propietario del Cangrejo Criollo,  ubicado en la Garzota (norte de Guayaquil),  señala que cuando el cangrejo está en etapa de muda el caparazón es blando y se le forma una tela alrededor del carapacho.

Este cangrejero dice que antes de implementarse la veda colocaba en la carta un aviso: “En esta época el cangrejo hace daño, pero si decide comérselo no se olvide de pedir agüita de orégano”.

Ahora simplemente dice:  “No hay cangrejos durante la veda”.

Los cangrejales solo pueden vender el producto hasta mañana. A partir del sábado está prohibida la captura, traslado y  comercialización incluso de los productos  congelados.

Pero en la Sierra,   los restaurantes tienen autorización hasta  la primera semana de la veda para vender el producto que haya sido congelado. Aunque  los más expertos, de los cangrejales de  Guayaquil, dicen  que no es recomendable consumirlo, pues a los tres días de conservado la carne pierde sabor y  consistencia.  

En el restaurante Red Crab (Urdesa) ya anunciaron a sus clientes que la veda empieza el sábado. Lenin Morán, uno de los dependientes, señala que en la  carta se presentan otras opciones para reemplazar al cangrejo: calamares, pulpo, camarón, mejillones, pescado... y la jaiba que se vende al peso, encocada, al ajillo y al estilo criollo.

En la temporada de veda, ese cangrejal vende hasta 200 jaibas al día. Ese número contrasta con las 15 planchas diarias (80 cangrejos cada una)  que se consume en el restaurante Red Crab, cuando no hay restricción.

En el cangrejal Manny’s (av. Carlos Luis Plaza Dañín), el menú se concentra en otros mariscos durante la veda. Nelly Véliz, encargada del local, cuenta que la especialidad de la casa son las conchas gratinadas. También la jaiba criolla y al ajillo, y la parrillada de mariscos.

Pero aún quedan dos días para consumir el crustáceo, ya sea al estilo criollo, con maduros, salsa de cebolla y hasta una cerveza. O si prefiere optar por el arroz, la ensalada, el encocado o el carapacho relleno. En ese caso también hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones para no tener problemas de salud.

Argudo recomienda a sus clientes no consumir ni lácteos ni chocolate después de comer el crustáceo. Asimismo dice que se debe preguntar en los restaurantes cómo sacan la carne del animal antes de venderla.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (12)
No (1)