27 de julio de 2020 20:34

Seis claves para gestionar el salario de julio que está por llegar

Las familias deberían elaborar un presupuesto para poder controlar sus gastos. Foto: Pixabay

Las familias deberían elaborar un presupuesto para poder controlar sus gastos. Foto: Pixabay

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 3
Priscila Alvarado
Redactora (I)

En los hogares la llegada del fin de mes trae consigo el pago de deudas y otras obligaciones. Cubrir arriendos, tarjetas de crédito y hasta las compras de comida son un desafío para los hogares que han visto mermados sus ingresos por los efectos económicos de la pandemia.

Jorge Cadena, especialista en finanzas personales, señala que, a pesar de la situación que atraviesa el país, es necesario organizar las finanzas con la elaboración de un presupuesto que permita identificar gastos y reducirlos.

Este análisis se vuelve más importante antes de que finalice un mes y luego de haber pasado el primer semestre del año.


Haga un presupuesto


El presupuesto se puede hacer en Excel, pero también se puede armar uno sencillo utilizando una hoja y un lápiz.

En una columna detalle los ingresos de la familia, en otra los gastos y en una tercera las deudas.

Una vez que se tiene este detalle es más fácil identificar los gastos que se pueden cortar para cubrir otros egresos que son vitales o más importantes en la familia.

Julio es un mes que puede representar ahorros, ya que no se registran algunos rubros como gastos en cursos vacacionales o colaciones de los chicos.

En caso de que exista un saldo a favor es mejor usar esos recursos para pagar parte de las deudas, empezando por las más caras, o ahorrarlos.

Además, se sugiere que, al realizar este ejercicio, se considere que el escenario económico de los próximos cinco meses puede empeorar. Esto significa pérdidas de empleo, reducciones salariales o sueldos impagos.

“El ordenamiento de gastos es lo que ayudará a las familias a no colapsar al llegar a fin de mes y permitirá organizarse para el mes entrante”, detalla Cadena.


Planifique los pagos


No deje todos los pagos a fin de mes. Si es de los que recibe dos quincenas, organice para pagar un número determinado de obligaciones en diferentes días del mes. Esto permitirá tener un control sobre lo que consume y trazará un calendario para saber cuándo y cuánto debe tener para cada fecha.


Tener un saldo positivo

Los expertos recomiendan destinar al menos un 10% de los ingresos para ahorrar.

En el caso de recibir un sueldo fijo, lo recomendable es llegar a fin de mes o, hasta el día del próximo pago, con un excedente o saldo positivo que permita responder imprevistos.

La Fundación CRISFE recomienda que, en el caso de tener ingresos variables, se deben buscar alternativas para tener liquidez a corto plazo y cubrir obligaciones inmediatas. Las redes sociales pueden ser la plataforma para impulsar nacientes negocios.


Priorizar los pagos y negociar

Si no existe dinero suficiente para para cubrir deudas a fin de mes e, incluso, está en contra de los gastos, la solución es llegar a acuerdos.

En materia de inquilinato es importante negociar nuevas mensualidades en casos en los que se registran reducciones de sueldos. Si el pago del arriendo demanda el 40% de sus ingresos es tiempo de acordar una nueva cuota con su arrendador o, en el peor de los casos, cambiarse de sitio.

Además, la Ley de Apoyo Humanitario faculta los acuerdos entre las partes y dispone que no se podrán ejecutar desahucios durante el estado de excepción y dos meses después. Para que los inquilinos puedan acogerse a esta disposición, deben pagar el 20% de los cánones adeudados y 30% en arriendos de locales.

En el caso de deudas bancarias y tarjetas existe la resolución de la Junta Monetaria que permite el diferimiento de deudas o refinanciamiento de deudas. Defina una cuota y un plazo en función de su nueva situación económica.


No aplicar el “gano y gasto”

Luego de hacer un presupuesto e identificar los gastos, si la cifra es negativa -o si es positiva-, analice dónde puede reducir o eliminar cada compra, pago o gasto que haces. No es recomendable aplicar el “gano y gasto”. Si desea llegar a fin de mes con un excedente o, desea empezar ahorrar, es mejor empezar a vivir con austeridad.

Es necesario eliminar los gastos hormiga como salidas a tomar café o comer fuera de casa.


Evite las compras por impulso

Los cambios de estado de ánimo ya sean por estrés, ansiedad o aburrimiento por estar en casa pueden propiciar las compras por impulso. Estas impiden el ahorro sostenido, por lo que antes de comprar algo pregúntate: ¿realmente lo necesito? ¿puedo pagarlo?

Recuerde que adquirir cosas innecesarias se reflejarán en su estado de cuenta a fin de mes.


Consuma y contrate lo necesario



Si dispone de TV pagada, Netflix y otras suscripciones a aplicaciones de entretenimiento identifique cuál plataforma es de mayor interés y utilidad para conservarla. Esto aplica a cualquier otro tipo de servicio que requiera suscripción.

En este punto también es necesario controlar y reducir el uso de servicios básicos. En el hogar es recomendable desconectar equipos que no se utilizan, apagar la luz de los espacios no ocupados y aprovechar la luz natural.

Un buen hábito es revisar las planillas de pago, comparar los valores cancelados en el mes anterior y establecer el reto de reducción para el siguiente pago.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (15)
No (4)