8 de agosto de 2018 00:00

La calidad del diésel sigue en discusión

El martes 7 de agosto del 2018 en la mañana, un bus de transporte emitió esmog mientras circulaba por la avenida Pichincha, en La Marín. Foto: Marcelino Rossi  / EL COMERCIO

El martes 7 de agosto del 2018 en la mañana, un bus de transporte emitió esmog mientras circulaba por la avenida Pichincha, en La Marín. Foto: Marcelino Rossi / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 15
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 2
Daniel Romero y Mónica
Orozco. Redactores (I)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La calidad del aire en Quito es aceptable. La medición de la Secretaría de Ambiente del Municipio la ubica en ese rango. Sin embargo, hay cinco puntos en donde se generan picos, sobre todo por la contaminación de los vehículos.

En el sentido sur-norte de la avenida Pichincha, en La Marín (centro), tres buses se detienen en el semáforo en rojo. Cuando cambia a verde, arrancan y botan una nube negra desde los tubos de escape. Eso obliga a las personas que esperan en la acera a retroceder para evitar el esmog.

Verónica Arias, secretaria de Ambiente del Municipio de Quito, señala que la combustión del diésel contiene las partículas por millón de azufre (ppm) 2,5 que son las que afectan, sobre todo, a las vías respiratorias y el corazón, si hay excesiva exposición.

El sector de La Marín es uno de los puntos en donde la Secretaría de Ambiente detecta picos en la polución. Lo mismo ocurre en la calle Necochea, en el sur, y en las zonas de San Roque y la Basílica, en el centro. Además del Seminario Mayor, en el norte.

Arias dice que, con base en los registros de las nueve estaciones de monitoreo de la calidad del aire, durante los últimos 14 años, en la ciudad no ha variado el rango de aceptable. Pero el esmog producto de la combustión del diésel es un problema por resolver.

La calidad del diésel sigue en discusión


La funcionaria indica que el Ministerio de Hidrocarburos se comprometió, en enero de este año, a mejorar la calidad del diésel premium. En Quito, este tipo de combustible registraba hasta 350 partículas por millón de azufre (ppm). Pero lo ideal es 10 ppm.

El ofrecimiento de mejorar la calidad tenía un primer plazo. Arias recuerda que el ministro Carlos Pérez planteó que hasta junio de este año se entregaría diésel con 50 ppm.

La estatal Petroecuador informó que ha realizado varias acciones para reducir el contenido de azufre en la producción de diésel premium en la Refinería de Esmeraldas. Una de las últimas intervenciones fue el mantenimiento de la Unidad Hidrodesulfuradora (HDS), el 25 de marzo pasado.

Esa área de la planta es la encargada de remover el azufre del diésel. Gracias a ello, dijo la petrolera, se redujo la cantidad de este componente y, con ello, que los motores de los vehículos generen menos emisiones contaminantes a la atmósfera.

Previo a los trabajos en la HDS, la Refinería Esmeraldas generaba diésel con 350 partículas por millón de azufre (ppm) en el producto final. Tras la optimización, el contenido de azufre en este combustible es de 50 partes ppm, “lo cual posibilita a la tecnología automotriz alcanzar emisiones dentro de los estándares europeos (Euro 5)”, anotó la firma estatal.

La producción de diésel de la Refinería Esmeraldas se destina a la zona norte del país. En Quito su consumo fue de 63,2 millones de galones entre enero y junio de este año. La cifra es un 6% más que en igual período del año pasado.

Arias comenta que, con base en el último reporte de la Agencia de Regulación y Control Hidrocarburífero (ARCH), en Quito sí hay una mejora. Sin embargo, aún no llega a lo ofrecido. “El reporte que tenemos de mes de julio muestra diésel con 110 ppm. El compromiso fue bajar el contenido de azufre a 50 ppm”.

Sobre estos datos, Petroecuador señaló que “durante los últimos días del mes de junio y todo el mes de julio se ha realizado un seguimiento a los factores que pueden intervenir en la degradación del contenido de azufre en el diésel premium que se transporta mediante el poliducto Esmeraldas-Quito”, ya que “se ha verificado leves incrementos del contenido de azufre por efectos de la transportación, los cuales no son significativos”.

Carlos Páez, concejal de Alianza País y miembro de la Comisión de Ambiente del Concejo Metropolitano, sostiene que es positivo que exista este progreso. Esto porque los vehículos que funcionan con este tipo de combustible mejorarán su combustión. Pero también, dice Páez, permitirá avanzar en la llegada a la ciudad de motores con mayores estándares de cuidado del ambiente como los Euro 5.

Segundo Rea, presidente de la Cooperativa Transplaneta, señala que, mientras la calidad del diésel no mejore en Quito, no pueden pensar en cambiar sus unidades o reducir de manera certera el porcentaje de opacidad que emiten los buses. “Hacemos el mantenimiento necesario pero con la actual calidad del combustible no podemos avanzar”.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (6)
No (0)