3 de September de 2009 00:00

‘La agricultura rural será la prioridad'

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Redacción Agromar

El ministro de Agricultura, Ramón Espinel,  enfocará su política agraria  a los pequeños agricultores, pues la mayor parte de la producción nacional está en sus manos.

El trabajo comenzará con el mejoramiento de la producción por hectárea, que es muy bajo. El proyecto arrancará en este invierno  en los cultivos de banano, arroz y maíz en la Costa, y en trigo, cebada y ganadería de leche en la Sierra y Amazonia.

Los primeros resultados se esperan tener el siguiente año o en 2011, dependiendo de la actividad, pues es un proceso de mediano y largo plazos.

Esta política de productividad contempla varios aspectos como trabajar en la generación de mejores semillas, conocer en  qué tipo de suelos agrícolas hay fertilidad, prácticas agrícolas y administrativas adecuadas, control sanitario, entre otros.

Con esto se pretende que el agricultor tenga la suficiente producción para sortear épocas de bajos precios, porque los costos de producción no serán tal altos como lo son ahora.

Según el Ministro, el tema de fondo no es cómo controlar o dar mejores precios a los agricultores, sino mejorar la productividad por hectárea. Es decir, pasar de dos toneladas por hectárea en el maíz a seis o siete toneladas o de dos  toneladas en el caso del  arroz,  a 10.

En ese contexto se elaboran  las  políticas agrícolas, la cuales estarán listas a fines de este mes. Se enfocarán en la asistencia, crédito y otros  apoyos  para  los campesinos.

Eso no significa que se dejará de lado al sector agroexportador, pues a  este segmento también se lo tomará en cuenta.

Al pequeño productor también se le quiere dar un papel más activo en la adquisición de insumos. Por ejemplo, se elabora un plan para que sean los propios agricultores quienes puedan hacer las compras de fertilizantes, insumos agropecuarios y otros productos que necesiten.

En este caso se espera que se terminen de comercializar los últimos 31 000 sacos de urea venezolana que se entrega  con subsidio  en el país desde 2007. Ese año  surgió la crisis de alimentos por el aumento de los precios. 
Según Espinel, la idea es que las asociaciones se unan y puedan sumar un buen volumen para que puedan hacer las importaciones directamente.
 
En el aspecto de las tierras improductivas, se elabora el proyecto de ley de tierras incultas. Está a cargo de una comisión interministerial, conformada por los ministros de Agricultura, Producción y de  Inclusión Social, la Secretaría de los Pueblos y el Director del Instituto Nacional de Desarrollo Agrario.

La comisión elabora la ley, que será presentada al presidente Rafael Correa, para que la envíe a la Asamblea. Aún no se sabe cuándo estará lista.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)