Afectados por el granizo que cayó en Amaguaña reconstruyen sus casas

Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Foto: Eduardo Terán / EL COMERCIO

Varias viviendas colapsaron por la lluvia con granizo registrada en Amaguaña. Foto: Luis Rodríguez / EL COMERCIO

María Gabriela Sari aún retira con una pala el granizo que quedó acumulado en una esquina del terreno afuera de su casa, la tarde de ayer martes 5 de noviembre del 2019. Con una voz que se quiebra a ratos cuenta que se sintió atemorizada. No llegaba a su casa y sus hijos estaban únicamente con la tía. Al llegar, el escenario fue trágico. El techo de su vivienda colapsó y perdió varios enseres. Vive en Amaguaña, a una hora de Quito.

En esta casa la acumulación de granizo hizo que el techo de zinc se viniera abajo. Doris Sari, de 30 años, comenta que a las 14:45 cayó “un granizo muy fuerte. Todo se llenó de agua y el techo se vino abajo. Se dañó la refrigeradora, el equipo. Todo se inundó”. Pide que las autoridades les colaboren pues a su hogar aún no llega nadie del Municipio a prestarles ayuda. También perdieron algunos sembríos de lechuga.

Foto: Luis Rodríguez / EL COMERCIO

La situación es similar en otras casas. La calle Huancavilca se volvió un río, dicen los vecinos. “No sé podía pasar con los carros y los agentes de tránsito ayudaban con palas a quitar el granizo”, contó sorprendido Marcelo Delgado quien añadió que jamás se ha visto algo así en la parroquia.

Otra vecina del sector, Erika Criollo, de 22 años, cuenta que “el agua ingresó por una puerta antigua. Como no hay desagües adentro, se inundó todo. Llamamos a los Bomberos para que nos ayuden”. En su hogar hay cuatro menores de edad y tres adultos más. Estaban muy asustados y lo único que hicieron fue salir.

Foto: Luis Rodríguez / EL COMERCIO

En este lugar el padre de familia, Fausto Criollo, agradeció el apoyo que les dio el Municipio de Quito. El hombre de 50 años aún continúa reparando el techo en la casa de adobe donde convive con sus hijos y esposa. “Sería bueno que nos faciliten un bono o algo porque esta casa es muy antigua y no aguantaría otro granizo”.

Rita Yinacunga de 35 años manifestó que estaba con su familia cuando ocurrió el incidente de las lluvias ayer. “Queremos que nos ayuden a limpiar las rejillas para que corra el agua cuando llueve”, dijo.

Foto: Luis Rodríguez / EL COMERCIO

El Municipio visitó algunas zonas afectadas. En horas de la mañana de hoy 6 de noviembre, funcionarios de EMSEGURIDAD brindaron ayuda a los damnificados de la familia Criollo Toapanta. Ellos recibieron alimentos no perecibles, vestimenta, calzado, toallas, frazadas y alimentos calientes. Pasaron la noche en una iglesia junto a su hogar donde les prestaron un cuarto para dormir.

El Municipio informó que se activó el Fondo de Emergencia para brindar la ayuda necesaria a la persona de la tercera edad que perdió su casa: José Vicente Amagua Sinailín, de 80 años, quien fue afectado por la caída de un árbol sobre su vivienda en el sector de Las Balvinas, parroquia Amaguaña.