15 de September de 2009 00:00

480 hectáreas se quemaron en la Sierra

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Varias redacciones  

Un incendio en la comuna Tamboguasha, en las faldas del nevado Chimborazo, destruyó más de 30 hectáreas de pajonales.

Esta cifra fue difundida en la tarde de ayer por el Ministerio del Ambiente. El sector se encuentra a 40 minutos de Riobamba, cerca de la vía que conduce a Guaranda.



Las cifras
En Chimborazo y Tungurahua, más de 150 incendios se han registrado en los últimos tres meses. Los representantes de los cuerpos de Bomberos de estas provincias indicaron que la mayoría de los incendios es provocada.
Milton Novillo, director (e) del Ministerio del Ambiente en Chimborazo, dijo que en el momento en la institución se presentaron tres denuncias en contra de quienes presuntamente ocasionaron incendios. 
Estos ocurrieron en la comuna Tongolopo Grande de la parroquia San Andrés, cerca de la vía Riobamba-Ambato. Marco Avilés, jefe del Cuerpo de Bomberos de Guano, dijo que el incendio se inició en la mañana del domingo. Por ello, nueve bomberos y dos motobombas acudieron al sitio para apagar las lenguas de fuego. “Hubo oposición de los indígenas. Ellos dijeron que no apaguemos el incendio”, afirmó.

Patricio Hermida, jefe de Biodiversidad del Ministerio del Ambiente de Chimborazo, explicó que los incendios son provocados por los comuneros para que los pajonales reverdezcan. Esto sirve de alimento para los animales. Otro de los propósitos es ampliar la frontera agrícola.

“El daño a la biodiversidad es incalculable, porque se pierden algunas especies que ayudan a la preservación del páramo”, dijo Hermida, quien realizó ayer una inspección del sitio.

El ingreso a Tamboguasha fue difícil. En el sector San Juan, en la vía a Guaranda, empezó ayer el mantenimiento de la carretera. Esto ocasionó que los carros utilicen caminos alternos. Cerca de las 16:00 de ayer, el incendio fue controlado. La mañana despejada permitió observar la humareda que rodeaba al coloso.

En las últimas 48 horas, diversos incendios forestales también han mantenido en estado de emergencia a los cuerpos de Bomberos de Cayambe y Otavalo, en el norte del país. Un total de 50 ha de bosques y pajonales se destruyó por las llamas en ambos cantones, el domingo.

Ayer, un grupo de bomberos trató de sofocar las llamas que se propagaban por un bosque de eucalipto en la parroquia Cangahua, en Cayambe.

“El domingo atendimos una docena de emergencias forestales, que acabaron con unas 15 ha de bosques y pajonales. Las llamadas telefónicas no paran y apenas contamos con 10 bomberos”, explicó la oficial Ximena Granda, mientras escuchaba por la radio la labor de sus colegas en la comuna Cangahua.

En Otavalo, el sargento Eduardo Lema explicó que los campesinos queman el pajonal para provocar la lluvia. “Esto es una práctica errada que ocasiona incendios de gran magnitud. El domingo trabajamos desde las 10:00 hasta las 19:00”. El incendio se extendió desde la parroquia Mariscal Sucre hasta el sector de San Agustín.

El fuego, añadió Lema, terminó con 25 ha de pajonales y bosques. Los incendios ocurrieron en las zonas de Lafarge, Yambiro, San Juan Alto, Imbabuela Alto y la loma de San Vicente. Bosques de pino, matorrales y pajonales fueron consumidos por las llamas.

En Cuenca, el Cuerpo de Bomberos enfrenta la mayor emergencia forestal de este año. Desde hace tres días, la entidad no ha podido controlar un inmenso incendio forestal en el sector de La Jarata, en el cantón  Nabón.

Según el bombero Freddy Coronado, hasta ayer se consumieron 400 hectáreas de pajonales. Otras 2 000 están en riesgo, al igual que 10 viviendas.

El fuerte viento en la zona favorece para avivar el fuego. En la mañana, las llamas estaban a punto de llegar a la carretera principal Cuenca-Loja.

El Cuerpo de Bomberos de Cuenca intervino, porque el de Nabón no dispone de equipos especiales para este tipo de incendios y tampoco del personal necesario. Ayer, miembros del Ejército y algunos habitantes apoyaron para controlar el siniestro.

La ventaja, según el jefe de la entidad, Oswaldo Ramírez, es que hay varios accesos desde donde se puede intervenir. 

El último fin de semana, los bomberos atendieron otros incendios en las parroquias cuencanas Paccha, Chiquintad, Sidcay, Ricaurte y Chaucha (Sústag), principalmente.  

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)