27 de febrero de 2018 00:00

Una iniciativa para las cuencas amazónicas

Una delegación internacional visitó el país para apoyar las propuestas de conservación de los ríos Napo y Marañon.Foto: Cortesía Atossa Soltani /Amazon Watch

Una delegación internacional visitó el país para apoyar las propuestas de conservación de los ríos Napo y Marañon.Foto: Cortesía Atossa Soltani /Amazon Watch

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 6
Isabel Alarcón
Redactora
ialarcon@elcomercio.com
(F-contenido intercultural)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Organizaciones indígenas, académicos y activistas internacionales buscan la conservación amazónica de los ríos Napo en el Ecuador y Marañón en el Perú.

La semana pasada, una delegación internacional, conformada por expertos en conservación de bosques y derechos indígenas, recorrió la selva amazónica para escuchar las visiones de los pueblos y compartir sus experiencias.

Atossa Soltani, fundadora de Amazon Watch, cuenta que acudieron a las áreas afectadas por la explotación petrolera, visitaron el proyecto de turismo de los achuar y pudieron constatar cómo esta nacionalidad ha logrado conservar el 75% de su territorio.

Tras este intercambio de experiencias entre locales y extranjeros, se reforzó la idea de fomentar una propuesta que aporte a la conservación de estos territorios.

Domingo Peas, dirigente achuar y técnico de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de la Amazonía Ecuatoriana (Confeniae), explica que Las Cuencas Sagradas del Napo y el Marañón es una iniciativa binacional que está en su etapa inicial.

Durante esta fase se busca que cada nacionalidad pueda expresar cuál es su “definición de conservación” para poder construir un plan y buscar alternativas en el territorio ecuatoriano y peruano, donde se ubican estos pueblos.

María Belén Páez, presidenta de la fundación Pachamama, dice que esta iniciativa pretende que el territorio se convierta en un santuario de biodiversidad, donde los pueblos y nacionalidades indígenas puedan ejercer un modelo alternativo de desarrollo.

Tras la consulta popular, en la que se aprobó poner un límite a la explotación petrolera en el Yasuní, se reforzó la idea de establecer procesos que surjan desde las comunidades y que sean sostenibles a largo plazo, explica Arroyo.

Aunque aún no se conoce los fondos ni el plazo para su implementación, la propuesta cuenta con el apoyo de las organizaciones internacionales que estuvieron en esta visita. Marlon Vargas, presidente de la Confeniae, dice que la iniciativa ya fue planteada al Gobierno y esperan contar con el apoyo de las autoridades locales.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)