16 de agosto de 2015 19:25

La diversidad tiene su fiesta en el Itchimbía

Fiesta Afro, parte de actividades en el VAQ, en el parque Itchimbia. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Fiesta Afro, parte de actividades en el VAQ, en el parque Itchimbia. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Criollo

Este domingo, la Fiesta Afro llegó al parque Itchimbía para cerrar la tercera semana de actividades artísticas y culturales dentro de la programación del Verano de las Artes Quito 2015.

El grupo Ochún de Ecuador, Herencia de Timbiquí de Colombia y Carlinhos Brown de Brasil eran los invitados especiales en el escenario Músicas del Mundo.

Pese a la emergencia que generó un incremento en la actividad del volcán Cotopaxi, la mañana del sábado, el Alcalde Mauricio Rodas anunció la continuidad de toda la programación prevista para el fin de semana.

Pasado el mediodía, cientos de visitantes llegaban hasta este espacio público en el centro oriente de Quito para participar de las actividades culturales en los cinco escenarios.

A las 15:00 y con el aforo lleno empezó la obra 'Amores ridículos' del colectivo Pasaje 32. Bajo la sombra e intimidad de la Carpa Escénica el Itchimbía se convirtió en espacio ideal para la difusión de las artes escénicas. De los 81 proyectos que se presentaron a la convocatoria, 34 espectáculos de danza y teatro fueron seleccionados para presentarse en la Villa de las Artes y en otros 10 espacios escénicos independientes.

Santiago Estrella Silva, comunicador de los gremios teatrales, explicó que la muestra está dirigida a un público familiar. En la Taberna medieval, Hamlet, Otelo, Romeo y otros personajes inspirados en la literatura universal protagonizaban una divertida comedia familiar, en la que se veían enfrentados a las emociones y desazones del amor.


Mientras los artistas invitados al escenario Músicas del Mundo realizaban pruebas de sonido, algunos visitantes aprovechaban los vientos del verano para poner a volar cometas. Otros degustaban alguna bebida o platillo que se ofrecía en la feria de comida instalada en este espacio público.

En el lado occidental del parque sonaba la música de Oro Negro, un grupo que cultiva la tradición musical de la bomba con un sonido propio que surge de la investigación y creatividad de sus integrantes.

Temas como Sabor a miel y Carpuela contagiaron con su ritmo a indígenas, mestizos y afros, nacionales y extranjeros que no dejaban de bailar y aplaudir a los artistas. Para Carolina Congo y Lidia Congo, Oro Negro es uno de los mejores representantes de la cultura musical afroecuatoriana.

El esquema de segmentar temáticamente cada semana del Verano de las Artes le pereció una buena estrategia a Carolina, quien explicó que de ese modo se puede ofrecer una programación diversa, inclusiva y familiar. No obstante, espera que el Municipio mejore las condiciones de acceso y transporte hacia y desde el parque en los siguientes eventos.

En el lado sur del parque, un público más juvenil disfrutaba de la presentación de Guanaco que compartió escenario con la banda Pichirilo Radioactivo. Los mejores temas de la música urbana dieron paso a los espectáculos de los invitados especiales que se iniciaron a partir de las 17:00 con la presentación del grupo Ochún.

El Verano de las Artes continuará durante dos semanas más. El próximo fin de semana está previsto la realización del Quitofest con la presencia de grupos como Los Pericos, Animal, La Máquina Camaleón, Sexores, entre otros grupos.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)