Cerveza artesanal. El producto se popularizó en la capital con la técnica desarrollada en el convento de los franciscanos. Foto: María Isabel Valarezo/ EL COMERCIO

Cerveza artesanal. El producto se popularizó en la capital con la técnica desarrollada en el convento de los franciscanos. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

#experiencias

20 nuevos locales se suman al tour de la cerveza artesanal


Ana Veintimilla. Redactora (I)

Además del crecimiento de las cervecerías artesanales, los espacios para degustarlas han ido en aumento. Estos locales que se fusionan entre pubs, bares y restaurantes ofrecen en su mayoría comida rápida para acompañar la variedad de cervezas artesanales. Cada local tiene cervezas de especialidad o invitadas. Pero el público no busca únicamente la bebida, sino también el ambiente. Por eso los locales encuentran en la música, el stand up comedy y la comida.

Cada año SABORES añade nuevos locales que se sumen a esta oferta de dar a conocer estas bebidas ecuatorianas. Para esta edición el crecimiento fuerte se ha dado en sectores como el norte o el Valle de los Chillos. Áreas en donde la cerveza artesanal ha surgido en plazas gastronómicas o espacios especializados. Al norte se han aumentado 10 locales y en los Chillos seis.

La cerveza artesanal sigue ganando más adeptos y genera nuevos espacios de socialización para cada área de la ciudad. Este año el tour ya suma 45 locales y seguro seguirán creciendo para dar a los maestros cerveceros más lugares en los que compartir sus creaciones de bebidas.

La ciudad se ha vinculado con la cerveza artesanal desde que Fray Jodoco Rickie y
Pedro Glocial instalaron la primera cervecería del país en el Convento de San Francisco de Quito, cerca de 1566 . Desde entonces el gusto por esta bebida ha ido variando, pero la cerveza ha estado presente. Antes del 2011 seguía el gusto pero más hacia las cervezas comerciales. En Ecuador, a partir de ese año, empiezan a surgir cerveceros y artesanos que se lo toman como un negocio serio y dan al público una variedad de sabores para reconquistar el mundo de las cervezas artesanales que degustamos hoy.