Editorial de diario El Tiempo

Lecciones antiterroristas

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 11

Las marchas multitudinarias, inmensas, sobrecogedoras duraron todo el día, hasta que se puso el sol. Y siguieron en la noche. Al principio, llegaron a la plaza de la República, en París, un millón y medio de personas hermanadas en la más grande movilización desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, con un mensaje categórico de rechazo al terrorismo, a la barbarie y al extremismo asesino.

Y a los jefes de Estado los vimos marchando con serena austeridad, entrelazados en señal de unidad y fraternidad. Al propio Hollande, Ángela Merkel, Cameron, Rajoy, al griego Samaras y Passos Coelho, el portugués. Al italiano Renzi, al ucraniano Poroshenko, Orban el húngaro y Davutoglu, el turco. Y en la misma marcha, Netanyahu, jefe del gobierno israelí, y el presidente palestino, Abás, separados por cinco metros de distancia. El frío de la noche parisina no los dispersó. Una muñeca gigante, blanca, vaporosa se alzaba en la Plaza de la Nación. No ganarán los terroristas. El papa Francisco ya había orado por las víctimas y contra la crueldad. Y oró por los inspiradores de estos hechos atroces. “Que el Señor pueda cambiar su corazón”, dijo el Pontífice.

Fue Mandela quien hace muchos años dijo que “el coraje no es la ausencia de miedo, sino el triunfo sobre él. El hombre valiente no es el que no siente miedo, sino el que lo conquista”. Y lo mismo ha de predicarse de los dirigentes y de los pueblos. Los valientes son los que conquistan el miedo. Y estas marchas buscaban también conquistar el miedo. Porque Europa tiene miedo. Europa está amenazada. Pero no es solo un desafío europeo. Es global. Baste recordar los hechos atroces del 11 de septiembre en EE.UU. Por eso, en París brillaron por su ausencia Obama, su Vicepresidente, o su secretario Kerry.

Roger Cukierman, presidente del Consejo Representativo de Instituciones Judías, ya lo había dicho de manera más general: “Es la guerra de los yihadistas contra Occidente, contra nuestros valores, contra la libertad de prensa...”. No se agota en Francia. La multitudinaria movilización dominical se convierte en un grito planetario y en una definición universal contra el terrorismo.

Esa es, quizás, la gran lección. Cuando gobiernos y pueblos toleran el terrorismo o crímenes de lesa humanidad, guardan silencio ante sus horrores, se recorre una ruta ética y política inaceptable, que lo multiplica, lo potencia y le da alas. Por eso, para Colombia también se derivan lecciones concretas. En el alma de la gente buena noble y pacífica, que es la inmensa mayoría, siempre estará presente un rechazo profundo contra los terroristas. No tienen por qué convivir los diálogos de Cuba ni la búsqueda fervorosa de la paz, con la reiteración terrorista, de las FARC, del ELN, del narco. No tienen por qué aceptar ni el Gobierno ni nuestro pueblo que, mientras se dialoga en Cuba, se masacre a decenas, centenares de policías, y que sean rematados con tiros de gracia, ni que se siembren minas alrededor de las escuelas, ni que se siga reclutando niños inocentes para la guerra y la muerte.

Juan Lozano / El Tiempo, Colombia, GDA