Abelardo Pachano

Inquietudes nacionales

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
21 de April de 2012 00:01

¿Podría el potencial minero de Mirador apuntalar nuevos créditos con China, con la garantía del cobre de las minas?

No hay una prohibición expresa en la Constitución. Tampoco se halla algo concreto en otras normas legales, pero si se lee con cuidado el art. 408 de la Constitución, se puede inferir que no se puede otorgar garantía soberana con recursos no renovables porque estos son inalienables (o sea que están fuera del comercio) e inembargables. El art. 317 de la Constitución confirma lo dicho cuando determina que los recursos naturales no renovables pertenecen al patrimonio inalienable e imprescriptible del Estado.

2. ¿Qué cambios fundamentales trae la reforma del sistema hipotecario?

El tema central es la eliminación del concepto de Garantía General de la prenda que existe en todo contrato en el cual se crean obligaciones y constan derechos. Permanecería únicamente la garantía hipotecaria. Este tratamiento extraordinario y exclusivo se aplicaría a los créditos contratados para adquirir la primera vivienda y siempre que el monto no supere los 500 salarios básicos.

Hay que recordar que el principio de la garantía general es fundamental para el funcionamiento de una sociedad. Subsiste desde tiempos inmemoriales, no es nuevo ni de uso particular de algunos países, pues responde al establecimiento de la responsabilidad abierta y concurrente del patrimonio por parte de quien asume una obligación. Sin ella, no podrían realizarse transacciones y el sistema económico se encontraría imposibilitado de operar.

No hay una operación en la cual se pueda pensar en la inexistencia de este principio o norma de responsabilidad abierta, pues ella genera precisamente el respaldo tangible con el cual se asumen compromisos y pueden atenderse derechos.

En el caso del proyecto que está en conocimiento de la Asamblea, los efectos se encaminarán hacia el racionamiento de las líneas de financiamiento, una mayor condicionalidad y obviamente márgenes mayores de cobertura del riesgo. Tal como está presentado discrimina a los estratos más bajos pues los condiciona a reglas más duras y menos accesibles.

3. ¿Hay algún riesgo de una burbuja inmobiliaria en el Ecuador?

La limitación de las garantías al valor de la hipoteca en créditos de primera vivienda que se comenta en la pregunta anterior, envía ese mensaje pues su utilización solo es posible bajo esas circunstancias. De otro modo no se entendería su razón de ser.

Es más, los efectos prácticos de la aplicación de la limitación de las garantías, tal como está planteada podría llevar a una contracción crediticia con su efecto en la dinámica de la construcción, que solo se justificaría por el temor a la existencia de ese fenómeno distorsionador de precios.

4. ¿Cómo ha tomado usted las declaraciones el ex Vicecanciller. La derecha del Gobierno busca un TLC con la Unión Europea?

Ya se conocía los puntos de vista. En más de una ocasión demostró su falta de visión con la realidad del mundo y la existencia de oportunidades para el mejoramiento de las condiciones de vida de los ecuatorianos.

No hay posibilidad alguna de conseguir un nivel superior de bienestar con políticas económicas autárquicas. La formulación de barreras generales y desproporcionadas a los movimientos de bienes, servicios y capitales solo constriñe el crecimiento. Y la explicación es simple: la capacidad de compra de los ecuatorianos está limitada por el valor de su aporte colectivo a la formación de los agregados nacionales. No pueden consumir, es decir demandar más de eso. Hace años se creyó que esta limitación podía expandirse con políticas públicas agresivas, desequilibradas.

El resultado final fue más inflación y mayor concentración del ingreso. América Latina tuvo que sacudirse de esa visión y ahora, en la mayoría de países, se ha encontrado una vía que resuelve las inequidades y tiene defensas contra los vientos que provienen de la crisis en las economías maduras.

Esa no es una visión de derecha sino de economía práctica, real, en donde hay como ofrecer un futuro compartido y no uno de distribución de pobreza. Uno que utiliza los mecanismos y se aprovecha de las opciones que ofrece el mundo para crecer sobre la base de mejorar la competitividad con un trabajo perseverante en la formación del ser humano y la consecución de mejores estándares de eficiencia.

Y ese camino implica tomar riesgos, bien calculados, mediante convenios que permitan ampliar las posibilidades de colocar los productos nacionales en los mercados donde hay consumidores, a la vez que aceptar el ingreso de los productos de ese origen que convengan.

5. Su opinión sobre la nacionalización de Repsol YPF en Argentina.

Es un hecho lamentable pues en la región, un país que se pensaba había superado la etapa del rompimiento de los contratos, da muestras de su falta de seriedad. Regresa a esas viejas prácticas que no resolvieron los problemas estructurales del desarrollo, pero que son muy atractivas en el corto plazo para insuflar llamados patrioteros de reivindicación nacional, cuya propuesta lleva a ofertas ilimitadas pero con seguridad se las llevará el viento.

Lógicamente las consecuencias para Argentina van a ser muy dolorosas. Habrá retaliaciones. No hay que olvidar que la Unión Europea ha avanzado en la formulación de políticas comunes de defensa. Los mercados de inversión, retraídos por las decisiones tomadas en la resolución de la crisis de la convertibilidad, tanto en lo relativo a la deuda externa como a la asimetría de los ajustes, que venían mirando con algún grado de apertura, ahora con seguridad cerrarán esas opciones.

No sería descartable encontrar acciones de restricción comercial a la compra de productos argentinos. La soya, el trigo, el maíz pueden encontrar alguna dificultad futura en su comercialización. Por supuesto se iniciarán las acciones legales pertinentes. El Ciadi posiblemente tendrá un nuevo tema en sus manos y el contingente contra argentina en algún momento puede activarse. Sin embargo, el daño más grande es la pérdida de reputación. Estos nacionalismos extremos siempre han ocasionado dolor, retraso.

6. ¿Hay algún riesgo de nacionalización de otras empresas extranjeras o españolas en Argentina y en la región?

Por el momento no se ve esa posibilidad.