La tensión con la Iglesia

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 109
Triste 2
Indiferente 2
Sorprendido 2
Contento 11

En medio de grandes problemas que debe afrontar el país en materia económica y los eventuales impactos de los fenómenos naturales surgió una polémica acre.

El doctor Alexis Mera, secretario jurídico de la Presidencia y pieza clave del alto Gobierno, emitió declaraciones públicas con fuertes calificativos que tildaron al arzobispo de Guayaquil, monseñor Antonio Arregui, como “insolente recadero de la derecha”.

La frase, que no era original pues parafraseaba al presidente Jaime Roldós y a varias figuras políticas de entonces, fue una reacción -a todas luces desproporcionada- frente a un llamado al diálogo formulado por el prelado católico.

Nadie hubiese pensado, hace apenas tres meses, cuando el Gobierno y la Iglesia Católica se ponían de acuerdo para la visita del Papa, que un episodio tan enojoso como inexplicable se podría producir.

La visita papal estuvo plagada de mensajes que llamaban al diálogo. Los altos funcionarios oficiales mostraron su ansiedad para saludar al Pontífice y presentar fidelidad a sus creencias.

Ahora, esta frase, que llegó en el momento dificilísimo que advertía el Presidente, desviaba el debate de lo fundamental: afrontar con medidas serias y urgentes la situación económica, ponerse al frente de las tareas de preparación ante posibles incidencias naturales con potenciales riesgos : una erupción volcánica y un fenómeno de El Niño.

Tras el encuentro de Ricardo Patiño con el Presidente de la Conferencia Episcopal, las tensiones se disipan.