Vicente Albornoz Guarderas

La China, en perspectiva

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 0
13 de April de 2014 00:02

La China es un país enorme, que ha crecido mucho en las últimas dos décadas, pero sigue siendo una economía pobre. Es necesario tomar en cuenta esos dos aspectos para tener una visión más realista de lo que representa esa potencia emergente.

Veamos primero lo grande. La China, con 1 400 millones de habitantes es el país más poblado del planeta. La India le sigue de cerca con 1 200 millones y en un lejano tercer lugar están los Estados Unidos con 320 millones. Comparada con el mundo, la China tiene el 19% de la población total y comparada con nosotros tiene 90 veces más habitantes que el Ecuador.

Sigamos en la onda de lo grande. El PIB de la China, es decir, la producción anual de ese país, en el año 2012 equivalió a 8,9 billones de dólares (billones en español, es decir, millones de millones). Es evidente que la cifra es altísima, tan alta que es el segundo mayor del planeta, sólo superado por el de los Estados Unidos.

El PIB chino es tan grande que equivale a la suma de la producción de los 155 países más pequeños del mundo, o sea, de todos los países del mundo, con excepción de los 30 más grandes. En números redondos, la producción de la China es unas 100 veces más alta que la producción de nuestro país y en los últimos años ha ido superando a economías tan grandes como Italia, Gran Bretaña, Francia, Alemania y Japón.

A pesar de que la economía china es enorme, vale insistir que no es la mayor del mundo, pues la norteamericana es dos veces más grande y, si bien la China tiene una economía que crece más rápido que la de Estados Unidos, faltan muchos años para que el gran país asiático se convierta en la mayor economía del mundo.

Ahora pasemos al nivel de la riqueza por habitante, donde la China está, según el Banco Mundial, en el puesto 91, es decir, en el mundo hay 90 países donde la producción por habitante es superior a la de la China. Así, el gigante asiático se ubica no exactamente entre los países pobres, pero sí entre aquellos que tienen un ingreso per cápita por debajo del promedio mundial.

Niveles de ingreso por habitante superiores a los chinos los tienen países como Perú, Colombia, Chile o Venezuela. En realidad, el ingreso per cápita del Ecuador es sólo levemente inferior al chino.

La China, justamente por su enorme número de habitantes presenta una imagen muy distinta si se la ve como una totalidad o si se la mira a nivel de cada habitante y eso es lo que explica la aparente contradicción de ser la segunda economía mundial y, al mismo tiempo, ser la 91 según los ingresos per cápita.

Finalmente, los préstamos chinos no están ligados ni con su número de habitantes ni con su ingreso, sino con su cultura: los chinos ahorran mucho, por lo que disponen de recursos como para prestar e invertir en el resto del mundo.