Ana María Correa

Caretuquismo: le plat du jour

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
16 de January de 2014 00:02

Qué caretuco, ya son amorales, su engreimiento no les permite ver otras cosas, perdieron la objetividad, el sentido de la realidad". Estas son palabras del presidente Correa, emitidas durante su última sabatina que se refieren al periodista Juan Carlos Calderón quien con Martha Roldós y otros ciudadanos, ha solicitado el financiamiento del National Endowment for Democracy (NED) para la creación de una Agencia de Noticias.

En realidad lo expresado por el Presidente, bien podría aplicárselo a sí mismo y a las acciones emprendidas por los funcionarios y afines a su Gobierno en este caso.

El guante de su afirmación le calza a la perfección. Si Correa fuera capaz de recuperar algo de su propio cable a tierra que parece le es arrebatado a todo quien ostenta un gran poder en sus manos, quizá no caería en este delirio persecutorio.

Es cierto, no es el primer caso en el que el Gobierno pretende montar una gran tramoya de supuesta desestabilización en su contra, ya nos hemos acostumbrado a las periódicas teorías de la conspiración, siempre inconclusas y no comprobadas. Sin embargo, este caso ciertamente es notable porque exhibe algunos de los peores vicios de su visión aplastante .

En otra muestra de doble estándar, la información presentada por El Telégrafo, sería información extraída directamente del correo personal de Martha Roldós, según afirmaciones de Calderón.

Mientras el gobierno celebra a Snowden y Assange, allana el domicilio de Cléver Jiménez por poseer supuestos correos hackeados y habría procedido a interferir en los correos de Roldós. Eso evidencia una rampante inconsistenci a. De ese denominado "caretuquismo" que a Correa le encanta ver en ojo ajeno, pero sin un mínimo de autocrítica, deja pasar en sí mismo .

El momento en que diario El Telégrafo muestra la supuesta conexión entre los periodistas y el NED como si estaría descubriendo a una red de narcotraficantes o de crimen organizado, entonces es claro que el Gobierno perdió absoluta conexión con la realidad que le rodea. Para un Régimen que exige veracidad, contextualización, la siguiente afirmación parecería quedar en el aire si no la prueban: que el NED es el brazo financiero de la CIA. ¿Brazo financiero? ¿La CIA necesita un brazo financiero? Las afirmaciones caen por su propio peso.

Y en cuanto a la aseveración de que un grupo de cuatro ciudadanos -que de paso no hacen nada que pueda ser considerado un delito en otro país del mundo- conspiran en contra de un megapoderoso Gobierno al crear una agencia de noticias; ésta podría pasar por una mala broma, sino fuera porque es otro escalofriante intento por reprimir cualquier rastro de creación de un relato alternativo .