Walter Spurrier

Amistad en el Golfo

Compartir
valorar articulo
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
21 de June de 2011 00:02

En junio 9, el Estado pasa a ser dueño de los activos de EDC en el Golfo de Guayaquil. La operación hidrocarburífera, que es la extracción de metano del campo Amistad, pasa a manos de Petroecuador; la planta termoeléctrica que genera a base de ese gas, MachalaPower, está a cargo de Celec.

El Ecuador compró en USD 80 millones, de los que retuvo USD 6 millones por impuestos atrasados, y pagó USD74 millones.

EDC tenía experiencia en la exploración y explotación de campos petroleros en el lado peruano de la frontera, y cuando salió el bloque 3 a licitación, hizo una oferta. Cuando le fue adjudicado el contrato, la empresa había cambiado de manos y era parte de Noble Group, que no tenía particular interés en el Golfo.

Se sabía que en el campo Amistad del Golfo de Guayaquil había gas, puesto que se lo había descubierto en 1970. Por lo que EDC pasó a perforar de nuevo en Amistad, detectar reservas, construir la planta térmica en Machala, generar electricidad y venderla a las distribuidoras estatales.

Como las distribuidoras pagaban tarde, mal y nunca, EDC planteó un recurso de arbitraje ante el Ciadi, y se abstuvo de perforar en búsqueda de hidrocarburos en otras estructuras del bloque.

Cuando le toca decidir si sigue bajo las nuevas reglas o vende, coincide con un gran descubrimiento de gas costa afuera de Israel, Leviatán, y prefiere concentrar sus esfuerzos en ese megaproyecto.

Ahora que el Estado está a cargo de la operación, su primer objetivo debe ser ejecutar el proyecto pendiente de EDC: perforar más pozos en Amistad, incrementar reservas y la capacidad de producción, y triplicar la capacidad de generación en MachalaPower. La energía a base de gas es barata, ayudará a ahorrar diésel y la inversión por la compra de los activos de EDC se recuperará en corto plazo. En manos del Estado también está el bloque 1, con el pequeño campo Pacoa, con interesantes perspectivas tanto en tierra firme como costa afuera.

En general, los técnicos de la estatal petrolera han tendido a minimizar la importancia hidrocarburífera del Golfo de Guayaquil, por considerar que es mucho más atractivo destinar esfuerzo y dinero a la Amazonía. Pero ahora que el Estado está directamente en el Golfo, no se debe ser negligente en su exploración.

En el bloque 3 hay más estructuras con potencial hi-drocarburífero. Se anunció que la exploración y explotación en el bloque contiguo hacia afuera se contrataría con ENAP, de Chile. Pero no se ha vuelto a saber nada. ENAP tiene experiencia en buscar petróleo en el estrecho de Magallanes.

Es hora de reanudar la búsqueda en grande de hidrocarburos en el Golfo, que se interrumpió en 1972 con la declaratoria de caducidad del contrato de la empresa que encontró Amistad.

Hay 40 años por recuperar.