Muchas veces resulta difícil identificar qué es lo que los gatos necesitan. A veces un maullido manifiesta una dolencia, o un pedido de atención o simplemente se trata de hambre. Foto: Flickr/ gsloan.

Muchas veces resulta difícil identificar qué es lo que los gatos necesitan. A veces un maullido manifiesta una dolencia, o un pedido de atención o simplemente se trata de hambre. Foto: Flickr/ gsloan.

Qué significan los maullidos de los gatos

Infobae América (I)

Los gatos tienen 'esos días' en los que simplemente no pueden parar de maullar. Es entonces cuándo sus dueños empiezan a interpretar qué es lo que su amigo felino está tratando de decir. El portal veterinario Webvet elaboró siete posibles razones detrás de sus llamados:

"¡Mirame! ¡Mirame!"


Al igual que un niño aprende a llorar cuando quiere algo, el gato muchas veces maulla de manera excesiva para conseguir lo que quiere. Si un gato siempre lo hace para iniciar un juego o para solicitar atención, se aconseja dejar de responder cada vez que se escuche ese llamado. En cambio, sólo dar su atención cuando estén tranquilos.

Los maullidos de búsqueda de atención no se detienen con rapidez; ni son fácilmente llevados. Romper este ciclo tomará tiempo y paciencia. Se deberá enseñar al gato que va a ser recompensado por estar tranquilo.

¿Qué tipo de recompensa ofrecerle? Sophia Yin, experta veterinaria en comportamiento animal, sugirió que se utilice la comida como vehículo para enseñar que la tranquilidad es gratificante. "Por ejemplo darle bocados de algún alimento, de uno a la vez con espacio de algunos segundos, pidiéndole que se siente".

"No me siento bien"

"Meow" es la forma de comunicación vocal de un gato. Puede estar tratando de transmitir una incomodidad. Si un gato siempre maulla por la noche, podría estar sufriendo de hipertiroidismo -que suele presentarse en gatos mayores de 10 años-. Otras posibilidades médicas son la hipertensión arterial y/o renal.

Una visita al veterinario nunca está de más.

"Tengo hambre"


Muchos gatos se vuelven increíblemente vocales cuando se acerca la hora de comer. O relacionado con esto, pueden estar pidiendo por agua o simplemente tienen ganas de salir y necesitan que les abran la puerta.

"Tengo estrés"


Un gato nervioso o estresado a menudo se convierte es un gran 'maullador'. Cualquier cambio en el hogar, una enfermedad o la pérdida de un ser querido pueden desencadenar el estrés en un gato. Una vez que se descubra de qué se trata, el dueño podrá ayudarlo a adaptarse a los cambios. Se aconseja darle más atención y tiempo en silencio durante este período de ajuste.

"Me estoy haciendo viejo y un poco confundido"


Al igual que con los seres humanos, los gatos pueden sufrir de una forma de confusión mental a causa del envejecimiento. Desorientarse y, a menudo, maullar sin razón aparente, especialmente por la noche son algunos de los síntomas. Probar con una luz de noche si el gato experimenta desorientación.

"Estoy en celo"


Las gatas se vuelven locas cuando están en celo, y los gatos machos corresponden cuando huelen a la hembra. Esto puede derivar en un ruido enloquecedor. Muchos expertos recomiendan estelizar a las mascotas.

Un gato puede comenzar a maullar tan pronto como su dueño entra por la puerta después de un largo día de trabajo. Claro que una persona persona puede estar cansada y lista para tomarse un relax pero sin dudas este maullido será un cumplido. ¿Acaso no es bueno sentirse amado?