Un diván en la sala se convierte en cama durante la noche. Foto: ikea.com

Un diván en la sala se convierte en cama durante la noche. Foto: ikea.com

Los espacios de la casa se pueden transformar según las necesidades

Yadira Trujillo Mina.
Redactora (I)

No siempre hay espacio en la casa para armar los ambientes necesarios para cada actividad. Especialmente en departamentos de solteros, una innovación interior es fusionar dos ambientes en uno solo; así se optimizan recursos y espacio, sin dejar de lado el estilo y el concepto.

La sala o el estudio se pueden convertir en dormitorio o la cocina en comedor cuando el área total no es suficiente para dividir espacios. La arquitecta e interiorista Carolina Zambrano dice que lo importante es no amontonar con elementos que difieran en un mismo espacio. “Hay que procurar que se mantenga el estilo”.

Para optimizar espacio y recursos –explica– muchos jóvenes optan por transformar el espacio que funciona como sala en el día, en un dormitorio para la noche. Para lograr esto, su recomendación es implementar un sofá en L, con su mesa de centro, su alfombra y un diván, que se pueda utilizar como cama.

“Sería ideal que el diseño del diván sea con cajones en la parte baja para que ahí se puedan almacenar las prendas de vestir y los implementos de dormitorio, de manera que cuando luzca como sala el ambiente se vea limpio, con las cosas guardadas”.

Según María Fernanda Andrade, interiorista, en este caso tampoco pueden faltar los complementos decorativos. “Los accesorios que se elijan deben ser de utilidad para ambos ambientes. Se puede optar, por ejemplo, por una lámpara decorativa de sala que también funcione como lámpara de noche para el dormitorio”.

Lo mismo sucede con el estudio. En este sitio de la casa, las interioristas también recomiendan el uso de un diván con espacio de almacenamiento para los objetos de dormitorio y la misma lógica con los complementos decorativos.

Cuando no hay espacio para cocina y comedor por separado, Andrade recomienda la implementación de un desayunador, si no se tuviera uno, de manera que este se pueda usar como comedor. “En este caso se podría colocar una lámpara colgante en el centro del desayunador, como se hace en el área de comedor, además de un centro de mesa decorativo para que el área adquiera estilo y concepto”.