Seis detenidos en Pekín por falsificar pruebas PCR
Jorge Glas todavía tiene alternativas para buscar un…
En Chillogallo se fraguó la independencia
El sur y el centro de Quito avivaron el gran triunfo…
Los combatientes se abastecieron de alimento en Lloa
La gesta de 1822 aún es parte de la vida en La Libertad
Las tropas de Sucre celebraron en La Victoria
UNE finalizó huelga de hambre por la equiparación salarial

La Universidad Ikiam analiza los hallazgos en la parroquia Muyuna

En el campus de Ikiam se han hallado hachas, manos de moler, lascas de obsidiana, urnas funerarias, torteros y más. Foto: Cortesía Ikiam

En el campus de Ikiam se han hallado hachas, manos de moler, lascas de obsidiana, urnas funerarias, torteros y más. Foto: Cortesía Ikiam

En el campus de Ikiam se han hallado hachas, manos de moler, lascas de obsidiana, urnas funerarias, torteros y más. Foto: Cortesía Ikiam

La parroquia de Muyuna, a 8 kilómetros de la ciudad de Tena, en la provincia de Napo es el hogar de la Universidad Ikiam desde 2014.

Ikiam, que en lenguaje Shuar significa selva, guarda en su campus restos arqueológicos que datan de aproximadamente unos 3 000 años, y se encuentran a escasos 100 metros de los edificios administrativos de la institución educativa.

Con el apoyo del Instituto Nacional de Patrimonio Cultural, así como el de estudiantes y docentes de Ikiam, en la actualidad se está realizando una investigación arqueológica multidisciplinaria para identificar de forma adecuada y certera cuáles fueron los grupos humanos que se asentaron sobre lo que hoy es el extenso territorio de la universidad.

Según María Soledad Solórzano, directora del proyecto de investigación, la entidad se encuentra en un punto estratégico, en el que se puede realizar prácticas de campo de primera mano para todas las asignaturas que allí se imparten.

“Los estudiantes aprenden en el día a día las diferentes ciencias y áreas de conocimiento, mientras trabajan en proyectos de investigación en los que colaboran con los docentes” explica Solórzano.

Hasta el momento, en el lugar se han encontrado elementos del periodo paleolítico o pre-cerámico, así como concentraciones de roca colocadas de forma intencional y diferentes instrumentos líticos.

Existen evidencias que permiten suponer que en el lugar se habría asentado una aldea que superaría las 6 hectáreas.