Podcast: Entérese con EL COMERCIO, 13 de junio del 2021
China pone énfasis en explorar el espacio
La Playita del Parque Nacional Machalilla es vital p…
Las personas con albinismo luchan contra burlas y pr…
El Gabinete presidencial junta a tres generaciones
Alexandra Vela: ‘El encuentro es bueno, pero no es u…
En el vacunatorio del Bicentenario hubo música y danza
Virtualidad afectó a negocios aledaños a las universidades

Personal de Salud revisa barcos que ingresan a puertos de Guayaquil

Por normativa internacional, los capitanes deben presentar un reporte médico de la tripulación. Si hay casos de infecciones respiratorias, el personal de Salud se traslada en lancha a la embarcación para aplicar chequeos. Foto: EFE

Por normativa internacional, los capitanes deben presentar un reporte médico de la tripulación. Si hay casos de infecciones respiratorias, el personal de Salud se traslada en lancha a la embarcación para aplicar chequeos. Foto: EFE

En las instalaciones del puerto marítimo de Guayaquil, Libertador Simón Bolívar, personal de salud socializa a trabajadores y ciudadanía las medidas preventivas contra el Coronavirus. Foto: Tomada del Twitter del Ministerio de Salud

Un buque de bandera china que arribó a Guayaquil este miércoles 29 de enero de 2020 fue abordado por personal del Ministerio de Salud de Pública (MSP). La medida es parte de los protocolos aplicados en los puertos marítimos del país para detectar posibles casos del nuevo coronavirus.

“Son 25 tripulantes que fueron revisados sin novedad”, explicó el epidemiólogo Carlos Apolinario. La nave salió de Asia el 21 de diciembre de 2019, antes de la proliferación de casos en Wuhan. Casi un mes después Llegó a Callao (Perú).

Datos sobre el comportamiento del nuevo virus (2019-nCoV) indican que su periodo de incubación puede variar entre dos y 14 días. El desplazamiento de un barco de China a Ecuador toma un mes, en promedio.

Sin embargo, algunas embarcaciones hacen relevo de su tripulación por medio de traslados aéreos. Por eso Apolinario aclaró que también chequean los registros migratorios de los navegantes.

Por normativa internacional, los capitanes deben presentar un reporte médico de la tripulación. Si hay casos de infecciones respiratorias, el personal de Salud se traslada en lancha a la embarcación para aplicar chequeos. Foto referencial: EFE

La detección de posibles alertas empieza en el área de cuarentena, una zona distante al puerto donde los buques aguardan hasta que se les asigne un espacio para atracar. Allí fue inspeccionado el buque chino este miércoles.

Por normativa internacional, los capitanes deben presentar un reporte médico de la tripulación. Si hay casos de infecciones respiratorias, el personal de Salud se traslada en lancha al sitio para aplicar chequeos. También revisan el informe sobre consumo de fármacos -como antifebriles– durante el viaje.

Eduardo Stay, coordinador zonal 8 de Salud, especifica además que evalúan la procedencia de la nave. La sospecha se activa si la ruta incluye países que han confirmado casos (según la OMS son 15 territorios, fuera de China).

El Puerto de Guayaquil, operado por Contecon, ha reservado el muelle 6 para la llegada de barcos que reporten algún caso probable. “Hasta ahí llegará la ambulancia del Ministerio de Salud para el traslado al hospital de referencia. Y al resto de la tripulación se le hace un triaje para saber si puede presentar o no síntomas”, indicó Fernando Pérez, jefe de Salud Ocupacional de Contecon. El centro de base, según el protocolo, es el Hospital General Guasmo Sur, ubicado a pocos minutos.

Los puertos del país movilizaron 3 764 barcos de tráfico internacional en 2018. La mayor actividad se concentra en Guayaquil, donde operan cuatro terminales de contenedores y multipropósito.

Los aeropuertos son otro espacio bajo vigilancia. Los controles se reforzaron en la terminal aérea José Joaquín de Olmedo, también en Guayaquil. Desde martes el MSP aumentó su personal en la sala de migración, donde los pasajeros reciben hojas informativas sobre los síntomas de la enfermedad. También hay equipos en las salas de espera, donde brindan charlas sobre infecciones respiratorias agudas graves (IRAG).

La disposición es que la tripulación de cada vuelo notifique posibles cuadros gripales. Luego, según la procedencia, personal de Salud realiza un examen físico, levanta una historia clínica y registra direcciones y contactos telefónicos para el seguimiento.

El aeropuerto de Guayaquil movilizó 3,9 millones de pasajeros el año pasado. La ciudad no recibe vuelos directos de China, pero el personal de vigilancia analiza posibles conexiones por escalas.