25 de August de 2011 10:42

Intentan determinar valores de referencia en fertilidad masculina

valore
Descrición
Indignado 1
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

No basta con tomarse la presión arterial para saber si está bien, si está alta o si está baja: los valores resultantes deben ser comparados con los valores de referencia que establecen cuáles son los límites entre lo normal y lo patológico. Lo mismo se aplica a cualquier parámetro de una función vital que se quiera medir: colesterol, glucemia, etcétera. Pero ¿qué pasa si no hay valores fiables para tomar como referencia?

Esa inquietud es la que ha motivado a investigadores de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires (UBA) a iniciar un estudio (el primero de su tipo en la región) que tiene como finalidad poner a prueba los actuales valores de referencia de los espermogramas, que son los estudios que permiten evaluar la fertilidad masculina. La iniciativa surge de la polémica generada en torno a los valores de referencia difundidos el año pasado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Desde hace muchos años, la OMS provee valores de referencia de los parámetros seminales, pero la última actualización fue fuertemente discutida y criticada. El estudio geográficamente más cercano incluido en esa actualización corresponde a un estudio realizado en Chile en 2003, cuyos resultados no fueron publicados", dijo el doctor Alberto Nagelberg, presidente de la Sociedad Argentina de Andrología (SAA).

"Además, los nuevos valores de referencia proceden de laboratorios que no necesariamente están estandarizados, por lo que fueron puestos en duda", agregó la bioquímica Susana Curi, investigadora del Laboratorio de Fertilidad Masculina de la citada facultad, que participa del proyecto junto con la doctora Gabriela Mendeluk.

Con el subsidio de UBACyT y de la SAA, ese laboratorio ha comenzado a convocar a voluntarios para que donen muestras de semen que permitan determinar si los valores de referencia propuestos por la OMS son adecuados para nuestra población o si necesitan ser reelaborados.

En una primera instancia, se requiere la participación de 20 varones: cinco de entre 25 a 30 años, cinco de 30 a 35, otros cinco de 35 a 40 e igual número de 40 a 45."Los estudios que realizaremos son los básicos: movilidad, concentración y morfología de los espermatozoides eyaculados", precisó Curi.

Pero si los valores obtenidos por este estudio no coinciden con los publicados el año pasado por la Organización Mundial de la Salud, agregó Curi, "tendremos que hacer un nuevo estudio con otros 20 pacientes, ya que el estudio inicial es para verificar los valores de la OMS. Si en el segundo estudio, nuevamente los valores no se corresponden con los de la OMS, entonces tendremos que pasar a un proyecto de investigación mayor, con 140 individuos, ya que ése es el número necesario con el que se calculan los valores de referencia".

Un estudio clave

"La infertilidad afecta a una de cada cinco parejas y, en el 50% de los casos, la causa de los problemas de fertilidad se encuentran en el varón", afirma el doctor Nagelberg, que agrega que "muchas veces, cuando uno evalúa al paciente, no encuentra ningún antecedente de enfermedad ni encuentra alguna alteración en el examen físico. Es entonces el espermograma el estudio que aporta la posibilidad de llegar a la causa del problema de fertilidad".

Pero incluso un espermograma normal no es garantía de fertilidad. "La única garantía de que el semen es fértil es que consiga el embarazo de la pareja", agrega. Es por eso que uno de los requisitos para participar del estudio que lleva adelante el Laboratorio de Fertilidad Masculina de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la UBA es que los voluntarios hayan sido padres durante el transcurso del último año.

La participación del estudio contempla tres visitas. "En la primera los voluntarios son examinados por un médico andrólogo, y en las otras dos visitas, entre las que debe mediar un intervalo de 15 días, solicitamos que traigan muestras de semen", precisó la doctora Curi.

A la fecha, el estudio cuenta ya con voluntarios reclutados. "Un trabajo de investigación como éste requiere la buena voluntad de las personas (concluyó Nagelberg), ya que quienes pueden participar son justamente quienes no tienen problemas de fertilidad y ya han logrado un embarazo."

Su participación ayudará a contar con herramientas diagnósticas confiables, que son fundamentales para quienes sí tienen problemas de fertilidad.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)