16 de septiembre de 2018 15:28

El reto de la banda de rock más grande del mundo reunió en Ibarra a 1001 músicos

Pablo Montiel, miembro de Ibarrock, informó que arribaron 1 001 personas, cargadas de baterías, bajos y guitarras eléctricas, para sumarse a la singular propuesta. “El reto era reunir a 1 200 músicos. Se inscribieron 1 500. Pero, no todos llegaron. A pesa

Pablo Montiel, miembro de Ibarrock, informó que arribaron 1 001 personas, cargadas de baterías, bajos y guitarras eléctricas, para sumarse a la singular propuesta. “El reto era reunir a 1 200 músicos. Se inscribieron 1 500. Pero, no todos llegaron. A pesar de ello logramos romper el récord anterior”. Así explicaba tras los micrófonos, mientras la gente que asistió al programa aplaudía y gritaba de emoción. Foto: Álvaro Pineda para EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 12
Washington Benalcázar

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Unos 1001 músicos tocaron juntos la noche de ayer, 15 de septiembre del 2018, en el Estadio Olímpico de Ibarra, ubicado en la provincia de Imbabura, en el norte de Ecuador. Con esta iniciativa, el colectivo Ibarrock, integrado por empresarios artísticos y amantes de la música moderna, se planteó romper el récord de la puesta en escena de la banda de rock más grande del mundo, que según la firma Guinness World Records lo posee China con 953 músicos.

A las 22:20, tras cuatro horas en que una multitud de intérpretes profesionales y aficionados de todo el país tocaron al unísono cuatro temas, Pablo Montiel, miembro de Ibarrock, informó que arribaron 1 001 personas, cargadas de baterías, bajos y guitarras eléctricas, para sumarse a la singular propuesta.

Fotos: Álvaro Pineda para EL COMERCIO

“El reto era reunir a 1 200 músicos. Se inscribieron 1 500. Pero, no todos llegaron. A pesar de ello logramos romper el récord anterior”. Así explicaba tras los micrófonos, mientras la gente que asistió al programa aplaudía y gritaba de emoción. Un notario contratado para certificar la iniciativa registraba cada detalle.

La velada fue una fiesta para los amantes del rock. Como estaba previsto la banda ecuatoriana Equilivre abrió el concierto. Luego de un par de canciones los cuencanos interpretaron Cuéntame, con el apoyo de la orquesta total. Mientras la agrupación se lucía en las tablas, los aficionados lo hacían en el gramado, aferrados a sus instrumentos de cuerdas y baterías, frente a la tarima.

Prontamente la Banda Base se lució con Seven Nation Army, que fue parte del reto. A continuación estuvo la agrupación cuencana Steel Box, tomó la posta. Ellos hicieron un tributo a la banda inglesa Pink Floyd. Y con la colaboración de los cientos de músicos, hicieron rugir al estadio con la canción Another Brick In The Wall. A continuación subió al escenario Bajo Sueños. Con la asistencia de la tropa musical interpretaron su éxito Nada de Amor.

Para ese momento los ánimos estaban en su máxima expresión. Ni siquiera la fuerte lluvia que cayó apagó los ánimos. Finalmente saltaron al escenario la banda De la Tierra, conformada por Andrés Giménez, vocalista del grupo Animal (Argentina), Alex González, baterista de Maná (México), Harold Hopkins, bajista de Puya (Puerto Rico) y Andreas Kisser guitarrista de Sepultura (Brasil). Ellos fueron la atracción del proyecto #Reto1200. Cantaron cuatro temas y se retiraron. No pudieron interpretar la afamada canción Me Vale Todo, de Maná, con la banda rockera completa de 1001 músicos, como estaba previsto.

El agua que caía del cielo imposibilitó la actuación de los guitarristas y bateristas, que estaban sobre el gramado. Ellos prefirieron cubrir sus instrumentos con plásticos. Pero, ante la presión del público varios músicos volvieron al escenario. Y con Alex González, en el micrófono, despidieron la velada con Me Vale Todo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (3)