Ralph, el conejo víctima del maltrato en laboratorios, se tomó las redes sociales

La organización Humane Society International creó la campaña Save Ralph para mostrar los efectos del testeo en animales. Foto: Instagram Humane Society International

La organización Humane Society International creó la campaña Save Ralph para mostrar los efectos del testeo en animales. Foto: Instagram Humane Society International

La organización Humane Society International creó la campaña Save Ralph para mostrar los efectos del testeo en animales. Foto: Instagram Humane Society International

La imagen de Ralph, un conejo que no puede ver con su ojo izquierdo y que tiene quemaduras en todo su cuerpo, se empezó a difundir en las redes sociales. Este personaje animado es parte de una campaña, lanzada el pasado 6 de abril del 2021, para mostrar el maltrato que sufren los animales en los laboratorios.

En el video, creado y difundido por la organización Humane Society International, Ralph muestra cómo es su “trabajo” en un laboratorio que se dedica a probar cosméticos en animales.

A causa de estas prácticas, Ralph perdió la visión en un ojo, escucha constantemente un timbre y su cuerpo está lleno de heridas. Además, cuenta, es una tradición, ya que todos sus familiares murieron “haciendo su trabajo”. Ralph también explica que le duele respirar o moverse.

Video: YouTube / Canal: Precio & Detalles

El conejo trata de autoconvencerse de que lo que está haciendo vale la pena para que las personas puedan tener un lápiz labial o un desodorante más seguro. Mientras tanto, le colocan una sustancia en el ojo que finalmente lo deja ciego, con un cuello ortopédico y con una herida abierta en su espalda. “Ningún animal debería sufrir o morir en nombre de la belleza”, es uno de los mensajes que se puede leer casi al final del video.

Aunque este corto muestra a un personaje ficticio, esta historia ocurre en la realidad con especies que son utilizadas en todo el mundo para probar pastas de dientes, champú, maquillaje y productos de belleza. Según Humane Society International, el testeo de cosméticos en animales se inició en 1940 y aún es legal en cuatro de cada cinco países.

Uno de los objetivos de la organización es que, hasta el año 2023, 16 países se sumen a la lista de los que ya prohíben la experimentación con animales. Con esto, se lograría que más de la mitad del mercado de productos de belleza sean libres de crueldad animal. Esto ayudaría a que los países que aún permiten estas pruebas no puedan exportar estos productos.

Humane Society International, mediante la campaña #SaveRalph, pide a las personas que se unan a la iniciativa y firmen un pedido para detener el maltrato de animales en laboratorios.