4 de mayo de 2018 00:00

Gonzalo Maza: ‘Una mujer fantástica’ es un gesto político y narrativo

La gran triunfadora de esta V edición de los Premios Platino que se celebró el pasado domingo en la Riviera Maya mexicana, fue 'Una mujer fantástica', del chileno Sebastián Lelio, que se llevó cinco estatuillas: a mejor película iberoamericana, a mejor di

La gran triunfadora de esta V edición de los Premios Platino que se celebró el pasado domingo en la Riviera Maya mexicana, fue 'Una mujer fantástica', del chileno Sebastián Lelio, que se llevó cinco estatuillas: a mejor película iberoamericana, a mejor dirección, mejor guion, mejor dirección de montaje y mejor interpretación femenina, que recayó en la actriz chilena Daniela Vega. Foto: Cortesía / Premios Platino

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 0
Fernando Criollo

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Gonzalo Maza es el coescritor, junto a Sebastián Lelio, de ‘Una mujer fantástica'. Después de llevarse el Oscar como la Mejor película extranjera, la película llegó a los Premios Platino con nueve nominaciones. La chilena Daniela Vega le da vida a una mujer transgénero que enfrenta el dolor de perder a un ser querido. El guionista chileno habló sobre la decisión de convocar a una actriz transgénero para que interprete el papel, así como de otros proyectos profesionales.

Tiene un pasado vinculado a la crítica cinematográfica. ¿Qué le ha dejado esa experiencia como espectador y crítico de cara al oficio como guionista?
Lo bueno de hacer crítica de cine es ver muchas películas que te enseñan a amar el arte, pero también se transforma en una capa de conocimiento para entender, evitar los clichés e inspirar para crear otras películas. Hacer guiones es una mezcla gente que conoces, familia, amigos, historias que leíste, cosas que escuchaste y todo eso se junta en una especie de sueño.

¿Se pensó en una intérprete transgénero cuando se escribía el guion junto a Sebastian Lelio?
Escribimos el guion durante un par de años y la idea de que el protagonista de esta historia, sobre una persona que no puede decir adiós a alguien que ama, fuera transgénero apareció en la última etapa de la escritura. Con Sebastián iniciamos una investigación sobre el tema de género y así conocimos a Daniela Vega, que entró al proyecto como consultora. Sebastián me dijo: “no puedo hacer esta película si la actriz no es transgénero”. Fue una decisión de dirección más que de guion.

¿Esa decisión implicó reescribir el libreto?

No, porque era una idea que le imponía al director la búsqueda de una actriz, pero no es que cambiamos el guion a partir de eso.

¿Qué impresión tiene sobre el impacto que ha tenido ‘Una mujer fantástica’ en el ámbito de los festivales cinematográficos?
Fue una sorpresa, pero también nos dimos cuenta de que la película genera en una audiencia muy diversa reacciones muy fuertes. Eso resultó interesante porque aunque es algo que no controlas te sorprende y alegra que en sociedades muy distintas se identifiquen con el proyecto. La película propone un personaje transexual sobre el que se sabe muy poco, pero con el que el público se va a sentir identificado más allá del género, y eso es un gesto político y narrativo simultáneamente.

¿Hay alguna relación de continuidad en sus últimos proyectos (‘El año del tigre’, ‘Gloria’ y ‘Una mujer fantástica’)?
Son películas con protagonistas muy fuertes que son vistos en todos los aspectos de su vida a través de una gran lupa. En estos proyectos toda la narrativa se enfoca en un solo personaje. También hay una especie de metáfora sobre la libertad, pues en estas historias la sociedad termina siendo una cárcel para los personajes de estas películas y romper esa cadena es el acto liberador que nos produce una emoción profunda.

¿Qué le ha aportado ‘Una mujer fantástica’ al debate y a la acción social en cuanto al tema de equidad de género?

El aporte viene a través de las herramientas que tiene el arte, que son las emociones y las reflexiones. No es una película pensada para imponer un cambio político y social, pero felizmente ha tenido esa consecuencia. El aporte está en hacer ver a un personaje de una minoría sexual como un igual. En la sociedad debemos vernos como iguales de una vez por todas, no solo a partir de las diferencias superficiales.

Desde esa perspectiva, ¿cree que el cine es un vehículo del cambio social y político?
De alguna manera lo es, aunque no debe ser el objetivo del cine, que está hecho para emocionar. Cuando se ponen objetivos políticos al cine, se transforma en un panfleto.

Es un guionista premiado que ha vuelto a las aulas para estudiar una maestría y un doctorado. ¿Qué busca en la academia?
Me interesa desarrollar un conocimiento que me sirva a mí. Es como ser un científico que quiere hacer pruebas de laboratorio antes de llevarlas a la práctica y para mí la academia es un gran laboratorio, en el que estoy haciendo pruebas de cosas que quiero desarrollar y comprender mejor antes de seguir haciéndolas. Cuando uno trabaja en la academia se encierra mucho y estoy tratando de crear vínculos entre ambas.

¿Cuál es tu siguiente proyecto?

Es una película que dirigí que se llama ‘Todo lo que quieras’ y que se va estrenar este año. Es una comedia sobre dos chicas en sus 30 años muy perdidas en la vida.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (1)
No (1)