Planteles no fiscales podrán acordar modalidad a distancia
Erick Benítez: ‘Crímenes reflejan el aumento de la …
Solidaridad y unión de vecinos ayudan a detectar cas…
Cinco locales fueron clausurados en Guayaquil por in…
Alcaldesa Viteri dice que colaborará con la Policía …
6 419 nuevos casos positivos de covid-19 se registra…
Militares realizan operativos de control en calles d…
Lasso enviará proyecto de Ley sobre uso de la fuerza…

En ‘Flora’, 28 mujeres reivindican el arte de coser

La obra de María Pérez contó con el apoyo de varias personas, entre ellas su madre. Foto: cortesía de Paula Barragán

La obra de María Pérez contó con el apoyo de varias personas, entre ellas su madre. Foto: cortesía de Paula Barragán

La obra de María Pérez contó con el apoyo de varias personas, entre ellas su madre. Foto: cortesía de Paula Barragán

Flora es una selva particular. Los árboles, las plantas, las flores, los troncos, las hojas, las raíces, los tallos y las semillas que la pueblan fueron cosidos, tejidos, trenzados o bordados, durante más de un año, por 28 costureras, la mayoría mujeres que se dedican al arte.

Entre las motivaciones que tuvieron estas mujeres para crear esta colorida selva de textiles y montar la muestra que se exhibe en El Conteiner, de El Pobre Diablo, está la necesidad de mostrar que la costura existe en el ámbito doméstico y fuera de él.

Hace alrededor de 10 años, Ana Fernández convocó a un grupo de mujeres, entre ellas artistas plásticas, ceramistas, bailarinas, fotógrafas, diseñadoras y costureras para armar un grupo de costura. El resultado de ese trabajo se convirtió en la instalación textil Casa de Muñecas, exhibida en el 2010.

Desde entonces, este grupo de mujeres entre las que se encontraban artistas como Paula Barragán, María Pérez, María Mosquera, Josie Cáceres, Marcela Slade y Belén Mena siguieron juntándose para coser pero, sobre todo, para conversar de sus vidas y disfrutar, a ratos en silencio, del placer de cada puntada.

Hace un año, este grupo, al que se sumaron artistas más jóvenes como Sofía Acosta o Martina Avilés, se propuso montar una nueva instalación textil que estuviera enfocada a la necesidad de que la gente se conecte nuevamente con la selva amazónica. “Es una manifestación de respeto al reino de las plantas y una forma de mostrar que no hay tanta distancia entre ellas y nosotros”, sostiene Barragán.

El paisaje de ‘Flora’, en el que hay desde chambas, helechos, y flores hasta grandes troncos y cactus, se fue dibujando en distintas partes de Ecuador, Estados Unidos y Alemania y también contó con el apoyo de hombres. María Pérez es una de las artistas que contó con la ayuda de un asistente, que llegó sin ningún conocimiento sobre costura y que al final aprendió muchas puntadas y colaboró con ideas. “Mi obra recibió el apoyo de muchas personas. Cada una de las artistas fuimos construyendo una comunidad en torno a la costura de cada obra”.

Para María Mosquera, la única costurera de oficio que participó en este proyecto, ‘Flora’ también es una forma de dar valor a la costura. “Ninguna mujer te dice orgullosa yo sé coser. Lo que te dicen con orgullo es que tienen tres maestrías y un doctorado. Para nosotros el contacto con la costura ha sido enriquecedor y queremos que otras personas también vivan esa experiencia”.

Como parte del montaje de ‘Flora’ se ha incluido un espacio donde se exhiben fotografías que muestran el proceso de creación de algunas de las obras y en el que el público encontrará lanas, telas y agujas para que se dedique a coser.

La exposición se inaugura hoy, 31 de octubre del 2017, a las 19:00 y estará abierta hasta el 24 de noviembre. Los sábados las artistas se juntarán en la galería para compartir horas de costura con los visitantes. El acceso a la muestra es de 11: 00 a 19:00.

Suplementos digitales