8 de julio de 2020 00:05

Un difícil paso de la cultura hacia lo digital en Ecuador

Ochoymedio lleva a cabo estrategias digitales, entre esas, lanzará ‘apps’ de boletos. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

Ochoymedio lleva a cabo estrategias digitales, entre esas, lanzará ‘apps’ de boletos. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 1
Ana Cristina Alvarado
Redactora (I)
aalvarado@elcomercio.com

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La crisis sanitaria evidenció la heterogeneidad de la industria creativa y cultural en el Ecuador. Mientras que actividades como la música se adaptan sin dificultad a lo digital, otras dependen de medios de reproducción que no se digitalizan fácilmente en el día a día.

De los 13 000 inscritos en el Registro único de artistas y actores culturales (RUAC), más de 700 han pedido salvoconductos en los últimos tres meses para realizar espectáculos y transmitirlos a través de la web. Así lo comenta José Daniel Flores, subsecretario de Emprendimientos, Artes e Innovación del Ministerio de Cultura y Patrimonio.

Uno de los casos exitosos es el de Paulina Tamayo, quien ofreció el primer concierto virtual pagado en Ecuador, en el Día de la Madre. Karina Córdova, representante de la cantante, relata que para ello se hizo un estudio de mercado y de las plataformas disponibles. El show se llevó a cabo a las 15:00, un horario que también atrajo a espectadores de España. Más de 3 000 entradas se vendieron.

Córdova repitió la experiencia con el comediante Carlos Michelena y la agrupación Don Medardo y sus Players. “Son taquilleros”, reconoce, y aclara que no todos los artistas gozan de la misma acogida entre los públicos que se han adaptado a lo digital.

En el sector cultural se han perdido entre USD 20 y 30 millones al mes durante la pandemia, de acuerdo con datos del Sistema Integral de Información Cultural. “En donde se ha visto mayor afectación es en los procesos de exhibición”, explica Flores.

Mariana Andrade, directora del cine Ochoymedio, lo sabe bien. Este espacio, ubicado en La Floresta, ha permanecido cerrado los últimos tres meses. Y aunque se dé luz verde para que se abran las salas de cine en Quito, sabe que el regreso del público será paulatino.

Mientras tanto, el Ochoymedio trabaja en diferentes estrategias. Una de ellas es Kinetoscopio – Kédatencasa, una curaduría ‘online’ de productos audiovisuales de acceso gratuito. Este mes, el cine presentará estrenos exclusivos en línea, en alianza con la empresa colombiana Cineplaymax. Para acceder, es necesario pagar la entrada y registrarse desde Ecuador. Así, se le asignará al Ochoymedio el 25% del valor de cada ticket.

Si bien hay 13 000 personas en el RUAC, el sector abarca a unos 140 000 trabajadores directos o indirectos. Se estima que el sector cultural tiene el 85% de paralización, según el Sistema Integral de Información Cultural (SIIC). “Paulina Tamayo trabajaba por lo menos tres veces por semana, ahora trabaja una vez cada 50 días, es un cambio total”, dice Córdova, para ejemplificar el impacto en el sector.

“Otro de los saltos que se ha podido evidenciar es en los canales de promoción”, dice Flores. En ese sentido, las redes sociales y algunas plataformas han permitido que varios objetos de diseño circulen.

María Gracia Robles, socia de la tienda de moda y diseño Piso Rosa, lo corrobora. A partir del segundo mes de la cuarentena, este espacio abrió la oferta de envíos a cargo del equipo de la tienda y de plataformas como Rappi.

La llegada de pedidos “fue una motivación para no cerrar”, cuenta. Las ventas se realizan a través de mensajes de Instagram y Whatsapp, pero esta experiencia ha motivado la creación de una página web que facilitará la comercialización.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (1)