Guillermo Lasso pidió la renuncia del director de In…
Gobierno establece fechas para diálogo con la Conaie…
Pfizer/BioNTech dicen que datos muestran que vacuna …
Miles de personas huyen mientras la lava del volcán …
Hombre armado mata a ocho personas en tiroteo en una…
Corrupción afecta a la atención de pacientes en seis…
La carrera por la Alcaldía va a paso lento en Quito
Interpol asegura que Sebastián Yunda se encuentra en Bolivia

Una mujer británica da a luz a su nieto con óvulos congelados de su hija

A principios de este año, Jenkins y su marido, Rees Jenkins, decidieron tener un hijo mediante fecundación in vitro, un sueño hecho realidad gracias a la abuela

A principios de este año, Jenkins y su marido, Rees Jenkins, decidieron tener un hijo mediante fecundación in vitro, un sueño hecho realidad gracias a la abuela

A principios de este año, Jenkins y su marido, Rees Jenkins, decidieron tener un hijo mediante fecundación in vitro, un sueño hecho realidad gracias a la abuela. Foto referencial: Pixabay

Una mujer británica ha dado a luz a su nieto con los óvulos congelados de su hija, que se quedó estéril a los 18 años tras un tratamiento contra un cáncer de cuello de útero.

Julie Bradford, de 45 años, alumbró a Jack Jenkins el pasado viernes para ayudar a su hija, Jessica Jenkins, de 21, a la que ofreció su vientre para la gestación de su nieto. La joven Jessica fue diagnosticada hace tres años con un cáncer de cuello de útero y, antes de empezar el tratamiento, decidió congelar sus óvulos en el Hospital Universitario de Cardiff, en Gales, pensando en ser madre en un futuro.

A principios de este año, Jenkins y su marido, Rees Jenkins, decidieron tener un hijo mediante fecundación in vitro, un sueño hecho realidad gracias a la abuela, que trajo al mundo un bebé que pesó casi tres kilos.

“Mi madre es la más valiente y maravillosa del mundo. La quiero mucho por dar la vida a mi hijo”, declaró a la BBC Jenkins, quien explicó que desde una edad muy temprana quería ser madre y que, por fin, su sueño “se ha hecho realidad”.

Por su parte, Bradford confesó que durante la enfermedad de su hija se había sentido muy inútil, mientras que ahora está muy feliz por haber podido participar en el nacimiento de su nieto. “Hemos pasado mucho tiempo en los hospitales y se ha vuelto normal para nosotros”, declaró la abuela -que ya tenía tres hijos-, que añadió que está “muy feliz de que esta última visita (médica) haya sido por una razón tan maravillosa”.

Suplementos digitales