Tema

diego pérez ordóñez

Teoría del miedo

Al principio era fundamentalmente la confrontación y hoy es, cada vez con más intensidad y prolijidad, el miedo. El poder ya no guarda siquiera la compostura de las formas, al parecer le tienen sin cuidado sus credenciales democráticas, cualquier cosa que tenga que ver con su imagen internacional y las apariencias de cualquier tipo. El poder, despreocupado de momento por las amenazas de crisis económicas y más campante que nunca por el control de todo lo político, busca ahora infundir miedo y ajustar de una vez por todas cualquier tuerca que deba ser ajustada. Busca, ahora que se puede sin mayor obstáculo, coparlo todo y arrasar al que tenga la solvencia [censurado] para ponerse en el camino de lo absoluto. Miedo a informar. Miedo a opinar distinto. Miedo a contradecir el catecismo oficial. Miedo a dudar de las verdades reveladas. Lo que el poder busca, me imagino yo, es el silencio más dominante, la obediencia más bochornosa, la resignación más denigrante, que nos contentemos con ser

Compañero Humala

La apretada victoria de Ollanta Humala en las elecciones presidenciales peruanas la cae como una especie de anillo al dedo a nuestro bienamado régimen. Luego de la también sorpresivamente apretada victoria en la consulta popular, el Gobierno puede intentar reclamar como parcialmente suyo un triunfo claramente ajeno. Y nuestra política exterior puede aspirar un poco de oxígeno, aunque no tan fresco y también de segunda mano.

Suplementos digitales