León Roldós

‘Sí, señor Presidente’

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Miércoles 04 de julio 2012
4 de July de 2012 00:01

El presidente Correa es locuaz, sobre todo en las sabatinas. Algunos ministros y funcionarios se enteran de lo que el Presidente está pensando sobre lo que estando en sus competencias, se supone que debían ser previamente requeridos de algún informe en que se sustenten las palabras presidenciales, recién cuando éste ya habló.

Y comienzan los “corre, corre”, pocos, de no estar sintonizados con el Presidente, se atreven a intentar razonar y comunicarse con él, si les da la oportunidad. La mayoría privilegia el “sí, señor Presidente”. Los más serviles, hasta se aceleran. Cuando el Presidente comentó que estaba pensando que los ministros y funcionarios no den entrevistas a los medios que su entorno de comunicación no puede controlar, de inmediato aparecieron “adelantados”, asumiéndolo. Los demás –algunos habilidosos en entrevistas- fueron “arrastrados” a su acatamiento.

El Presidente sataniza y santifica.

Yo he dicho públicamente –y me ratifico- que estoy de acuerdo que debe haber una política internacional soberana sin que la agenda sea necesariamente la de Estados Unidos. Bien que se denuncie el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca y que se separe el Ecuador de la Escuela de las Américas, instrumento el primero y organización la segunda de penetración en nuestros países.

Pero siguiendo la senda del presidente Febres Cordero –en muchas cosas, parece que su inspirador- que en los años 80, del siglo XX, persiguió a fundaciones alemanas que según él financiaban estudios sociales y políticos de sus opositores, Correa ahora quiere eliminar a la Agencia para el Desarrollo (Usaid) por el financiamiento de programas con entidades no alineadas con el Gobierno, porque, en su criterio, la ayuda externa debe ir a “un fondo manejado por el sector público, para que de allí lo soliciten Organizaciones No Gubernamentales, presentando proyectos y rindiendo cuentas”.

¡Qué pena de los que no se acuerdan cuando eran terneros! Correa, en diferentes épocas, participó en actividades con el auspicio de Aldhu –organización de varias fuentes internacionales de recursos- y de ILDIS –organización vinculada a la Social Democracia Alemana-, del billete externo para una nueva definición de política y democracia en el Ecuador.

El último sábado 30 de junio del 2012, santificó a Assange, “perseguido por el imperio”, por haberse entrometido en los correos de sus embajadas y misiones militares, con lo cual parecería que estamos por la despenalización del espionaje informático –¿se incluirá ese criterio en el próximo Código Penal?- y al presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko, bajo investigación de la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos por su sistemática violación en el país que gobierna dictatorialmente. ¿También será inspirador?