Mayor supervisión a los hipotecarios del Biess

valore
Descrición
Indignado 9
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 6
Viernes 10 de mayo 2019

La tasa de morosidad de los créditos hipotecarios del Biess no es transparente para los afiliados. La Superintendencia de Bancos, que es el órgano de control, no reporta este indicador en sus informes mensuales, como sí lo hace con la banca pública y privada.

La información sobre la morosidad del Banco del Afiliado se conoció en febrero pasado, cuando las nuevas autoridades del Biess alertaron de su crecimiento debido a políticas laxas en la entrega de créditos para la compra de vivienda. En el 2012, la morosidad era del 0,99% y en marzo pasado era 6,8%. Entonces se habló de poner en marcha un plan para reducirla, que ya se encuentra en vigencia, lo que es saludable para preservar los recursos de los afiliados.

Algunas medidas se pudieron haber aplicado con anterioridad, ya que son de uso común en cualquier entidad que otorga créditos. Por ejemplo, considerar los ingresos netos a la hora de calificar a los clientes, cruzar la información con el buró de crédito, exigir una cuota de entrada o reforzar la gestión de cobranzas.

Al no aplicarlas, el Biess sobreestimó la capacidad de pago de los afiliados, y muchos de ellos no pagaron los préstamos en los tiempos acordados. El problema se acentuó en los créditos de mayor monto, ya que la morosidad llegó a 11,57% en préstamos sobre USD 150 000.

Dentro del acuerdo con el Fondo Monetario Internacional, el Gobierno se comprometió a mejorar la efectividad de la supervisión financiera mediante el monitoreo del endeudamiento de los hogares, la recopilación de información sobre los precios de las viviendas y, posiblemente, la imposición de límites en función de la capacidad de pago.

Es posible que las mayores exigencias que el Biess comenzó a aplicar se traduzcan en una menor demanda de vivienda o en la revisión de créditos que están en trámite. Para esos casos hay que encontrar soluciones que minimicen las afectaciones para afiliados y constructores. Pero las medidas que mejoren la colocación de hipotecarios son necesarias porque de por medio están recursos de millones de afiliados.