Trabajo infantil aumenta al final del año
Consultoras internacionales descartan realizar audit…
Consejo de la Judicatura designa a los 14 nuevos jue…
El 'Amazonazo' y 'Solandazo' se realizan por fiestas…
Embajadas de Ucrania recibieron bolsas sangrientas
Sismo de 4.8 en Muisne fue sentido en Esmeraldas y P…
Frente Anticorrupción solicita eliminar tablas de co…
Hombre recibe prisión preventiva por supuesto tráfic…

Ecos olímpicos

Los últimos Juegos Olímpicos imprimieron una diferencia notable con los anteriores. Nos preguntamos ¿hasta dónde vamos a llegar?

No solo por las marcas logradas, por la técnica depurada, por las proezas de los atletas; fuimos sorprendidos por la inimaginable capacidad organizativa y muchos otros aspectos; entre varios, por las refinadas inventivas de difusión y transmisión, a través de los medios, con fotografías de altísima definición, con la aplicación HD en las pantallas LED (disculpas por el uso de anglicismos) matizadas con esmero y arte, permitiéndonos sentir el agua de las piscinas, la grama de las canchas y, muy cercano, hasta el jadeo de los competidores.

La revista Forbes, especializada en economía y finanzas, dice que la organización de las Olimpiadas de Londres 2012 demandó una inversión aproximada de USD 15 000 millones, monto que siendo inmenso, fue menor a las Olimpiadas de Beijing 2008 cuyo gasto fue de USD 44 000 millones.

Nos abrumó tanta magnificencia y sofisticación, se evidenció el poderío que han alcanzado otras naciones, penosamente, en medio de las graves crisis económicas y sociales de sus coterráneos.

Sin embargo, de tan admirable montaje nos deja un sabor agridulce por otros temas que, aunque parezcan de simple detalle, resultan de mordaz incongruencia: mientras Michael Phelps defiende sus medallas de oro y su gloria, en términos millonarios, frente a los patrocinadores de las Olimpiadas que amenazan con arrebatárselas, muere ahogada en el mar, a sus 21 años, la afamada corredora somalí Samia Yusuf Omar, de precaria condición económica, cuando naufragó la barca donde pretendía llegar a las costas de Italia, junto a otros migrantes, en el anhelo de prosperar en su habilidad deportiva; contrasta con que a nuestro héroe, Álex Quiñónez, debieron obsequiarle, casi por obra de caridad, zapatos adecuados, unos momentos antes de su competencia, para enfrentar a otros gigantes del atletismo.

Sentimos que se aleja aquello de ‘mens sana in corpore sano’ que preconizaron antiguas culturas y que se arrasa con el ideal de los originales juegos en Olimpia, en el siglo VIII a.C.

Las lides atléticas del 2012 develaron, aún más, una cruda y lastimera realidad, que ahonda diferencias en el desarrollo de los pueblos de la Tierra.

Se pone en duda la verdadera y noble competencia al enfrentar adversarios con abismales diferencias en sus condiciones físicas y culturales.

¿Se podrá recuperar lo que buscó la Grecia antigua?: “el hombre de bien, el gentil hombre, no es solo el hombre culto y bondadoso, sino el que une, a sus virtudes morales, la belleza y la salud física, en la búsqueda de su perfección”.