5 de agosto de 2018 00:00

El método del 'rey midas del fútbol' queda develado

Daniel Pinilla, periodista  español (izq.), sostiene el libro junto a Ramón Rodríguez  Vermejo,  ‘Monchi’.

Daniel Pinilla, periodista español (izq.), sostiene el libro junto a Ramón Rodríguez Vermejo, ‘Monchi’.

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Pablo Campos

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Alisson Becker es el arquero de la Selección brasileña, equipo que en el pasado Mundial de Rusia patinó tras avanzar solo hasta cuartos de final. El fracaso de la ‘verdeamarela’ no afectó a su golero, que hace dos semanas fue vendido por la Roma al Liverpool en la escalofriante cifra récord de
USD 84,5 millones. En el 2016, Roma lo compró al Inter de Brasil en
USD 8 millones.

Nunca antes un arquero de fútbol había costado tanto. El cerebro detrás de la millonaria operación para el cuadro italiano es un español rapado y de barba espesa llamado Ramón Rodríguez Vermejo.

Como en muchos otros casos en el mundo del fútbol, él no es conocido por su nombre, sino por su apodo: Edson Arantes do Nascimento es el verdadero nombre del mítico Pelé o José Roberto Gama de Oliveira, el del inolvidable ariete Bebeto. El español Rodríguez Vermejo es ‘Monchi’, aunque también lo conocen en el medio internacional como el ‘Rey Midas del fútbol’.

A priori, la designación puede sonar demasiado pomposa. Pero en el libro ‘El Método Monchi’, publicado en el 2017 por el periodista Daniel Pinilla, que ya cuenta con varias reediciones, queda claro que ‘Monchi’ es un especialista en generar dinero a base de transferencias de jugadores.

Este es su primer año en la Roma, un equipo italiano que decidió ficharlo para que construya un proyecto similar al que edificó en el Sevilla, el club en el que se formó como futbolista y al que luego sirvió 16 años como gerente deportivo.

Pero, ¿por qué un dirigente se vuelve tan importante y mediático para incluso tener un libro que narre sus hazañas? Por los éxitos logrados. De la mano de ‘Monchi’, el Sevilla se convirtió en el equipo que mejor vendió en Europa, con una forma que puede resultar sencilla, pero que no todos los clubes del mundo pueden lograr: comprar jugadores a bajo costo y venderlos por el doble, triple o diez veces más caro de su valor inicial.

Dos ejemplos sencillos: Dani Alves, también jugador de la Selección brasileña, fue adquirido por el Sevilla en el 2000 en USD 2 millones y vendido, ocho años después, al Barcelona, por USD 35 millones. El francés Kevin Gameiro fue fichado en el 2014 por nueve millones y dos años después se fue al Atlético de Madrid por USD 32 millones.

De eso versa ‘El Método Monchi’, la obra de Pinilla: cómo un arquero de discreto nivel del Sevilla, acostumbrado a sentarse en los fríos banquillos del equipo en la década de 1990, se convirtió en el ejecutivo de fútbol más influyente, construyendo un método de fichaje que se apoya en el big data, en la observación in situ y en el ‘timing’.

En total, según la prensa española, con su modelo, Monchi hizo que Sevilla ganase USD 250 millones en transferencias. Por ello, cuando dejó el equipo en el 2016, se fue en medio de una cálida ovación de dirigentes e hinchas.

‘Nunca compres un jugador luego de un Mundial

En ‘El Método Monchi’, Rodríguez Vermejo queda retratado como un ejecutivo del fútbol contradictorio: un apasionado del juego, capaz de llorar tras las eliminaciones de su equipo, pero frío y calculador en el momento de tomar decisiones respecto del funcionamiento institucional.

Una de las claves de su estrategia es saber comprar en los momentos justos. Nunca durante un Mundial de Fútbol, por ejemplo. Pero su regla se aplica para comprar, no para vender. Por ello, aprovechó el escaparate de la Copa de Rusia para negociar a Alisson Becker en una cifra elevadísima, tomando en cuenta dos variables que quedan explicadas en el libro: 1: Alisson es el golero de Brasil, un equipo que si bien fracasó, es una potencia mundial. La exposición del jugador encareció el costo.

2: en una negociación hay que entender los contextos de necesidad en los que se mueve el club interesado. Liverpool buscaba desesperadamente un golero, tras la decepcionante actuación de Loris Karius, quien aflojó dos balones, aparentemente fáciles, en la pasada final de la Champions League ante el Madrid. Aprovechándose de esa coyuntura, Monchi pudo elevar más la cotización de Becker.

Scouting, apoyo tecnológico y big data

Con la ayuda de Monchi y con la recolección de testimonios de entrenadores y colaboradores del ejecutivo, Pinilla devela las características de este modelo exitoso de negocios. Rodríguez Vermejo siempre amó la tecnología e incorporó herramientas como Wyscout o Scout7, para obtener información objetiva de posibles nuevos fichajes para el equipo. Además, ha tejido una red de contactos en mercados que considera claves, como Brasil, Argentina y Francia, para captar a nuevas figuras.

Estos nuevos talentos -dice el autor- deben pasar por tres filtros: informe técnico-táctico (donde se detallan sus características y aptitudes para el juego), informe económico (donde se detalla si las bondades del jugador se compadecen con el precio que pide el equipo) y, finalmente, informe personal (que indica las motivaciones del jugador, cómo trabaja en grupo, si es capaz de vivir una vida sana).

Si el aspirante pasa la revisión, recién puede ser considerado para fichaje. Se establecen categorías de la A a la E, sobre su idoneidad. A es: ‘fíchalo de inmediato’. E: ‘que vuelva a los estudios’.

La obra de Pinilla evidencia algunos de los fiascos de Monchi en el momento de fichar futbolistas. Es que en esta enorme empresa millonaria del balompié, el factor humano sigue siendo predominante. Un jugador que no está motivado, que sufre por su familia, que no entiende el idioma... no puede rendir. Por ello, dice Monchi, hay que cobijarlo, darle todas las facilidades.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)