23 de mayo de 2018 00:00

María Moya hizo historia al debutar como profesional

María Paula Moya, en una de las competencias en el extranjero

María Paula Moya, en una de las competencias en el extranjero. Foto: Cortesía de Verónica López

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 1
Sorprendido 0
Contento 10
Manuel Quizhpe
Redactor (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

María Paula Moya se estrenó como profesional, hace un mes, en el Open de Squash con sede en Atlanta, Estados Unidos. De esa manera registró su nombre por primera vez en un torneo organizado por la Asociación Profesional de Squash (PSA, por sus siglas en inglés).

Moya se siente orgullosa de ser “la primera squashista ecuatoriana que incursiona en el profesionalismo”. Lo hizo tras sumar algunos éxitos, como el título sudamericano Sub 17 y la medalla de oro panamericana júnior, obtenida en la modalidad de dobles con su compatriota David Costales.

En su debut profesional, la raquetista ambateña venció a la francesa Marie Stephan, en la fase de clasificación; mientras en la primera ronda del cuadro principal perdió con la china Ho Tze-lok, quien es 52ª en el ‘ranking’ mundial. Su meta es terminar el año entre las 100 mejores del planeta. Ahora aparece en el puesto 254.

Tiene 16 años y es alumna del segundo año de Bachillerato en el Centro Educativo Bilingüe Internacional (CEBI), en Ambato. Su objetivo más cercano constituye los Juegos Sudamericanos, cuyas competencias de squash están programadas entre el 2 y 3 de junio en Cochabamba, Bolivia.

Hasta finales del 2018 tiene previsto participar en dos o tres torneos profesionales. Los gastos de su preparación, el pago del salario al técnico guatemalteco José Méndez y las salidas al exterior son cubiertos por su familia. Este año no es parte del Plan de Alto Rendimiento.

Para los Juegos Sudamericanos y el Panamericano Absoluto de Squash, que será a finales de junio en Perú, Moya se clasificó como la mejor del país tras sumar cinco triunfos en un selectivo realizado en Quito. Detrás se ubicaron María Caridad Buenaño y Andrea Soria, con cuatro y tres victorias. En varones irán Álvaro Buenaño, Ernesto Dávila y David Costales.

José Méndez
define a su dirigida como una persona laboriosa, con una mentalidad positiva, bien centrada. “Ella no anda pensando en fiestas, está dedicada por completo a sus estudios y al deporte”.

El estratega guatemalteco reconoció que María Paula debe aprender a asimilar el cambio de ritmo de velocidad en el juego para competir de igual a igual con sus rivales profesionales. Pese a su edad, se desen­vuelve como una squashista experimentada, aprovecha los momentos claves, sabe cuándo atacar y cómo defenderse.

Para su incursión en el profesionalismo, se incrementaron
cargas de trabajo en lo físico, técnico y táctico. A criterio de Méndez, su alumna está preparada psicológicamente para soportar las presiones que implican entrenarse y estudiar. “Los cambios deben ser progresivos, para conseguir resultados positivos”.

Por su proyección internacional, la Federación Panamericana de Squash la designó como Embajadora de este deporte en los Juegos Olímpicos de la Juventud, programados para octubre próximo en Buenos Aires, Argentina.

Ella ocupará uno de los cuatro cupos existentes para ser embajadora del continente americano. Estos Juegos abrirán un camino para que el squash sea considerado un deporte olímpico.

Con el propósito de mejorar su nivel técnico, Moya se entrenó el año pasado en Vancouver, Canadá. Allí, durante un mes, tuvo el asesoramiento del nigeriano Shakiru Matti. Ella está convencida que en el exterior hay mayor roce competitivo tanto en las prácticas como en las competencias.

Palis’, como la llama su familia, reitera que su meta hasta finales del 2018 es terminar entre las 100 mejores del ‘ranking’ mundial. Sus padres analizan la posibilidad de contratar un nuevo entrenador.

Ella, durante su carrera, ha tenido algunos adiestradores. Entre otros profesionales que la formaron están el argentino Jorge Gutiérrez, el colombiano Felipe Tobar y el ecuatoriano Francisco Lalama. Según Verónica López, su madre, María Paula ha recibido méritos académicos pese a su ajetreada vida como deportista de alto rendimiento.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (4)
No (0)