29 de octubre de 2018 16:43

Rodrigo Paz abordó a Guillermo Romero en medio de una entrevista radial

Guillermo Romero, presidente de Liga Deportiva Universitaria de Quito. Su experiencia. Desde el 2016, se desempeña como presidente de Liga de Quito. También fue vicepresidente del club durante 10 años. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Guillermo Romero, presidente de Liga Deportiva Universitaria de Quito. Su experiencia. Desde el 2016, se desempeña como presidente de Liga de Quito. También fue vicepresidente del club durante 10 años. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 3
Triste 1
Indiferente 8
Sorprendido 2
Contento 22
Mauricio Bayas
Redactor  (D)

Guillermo Romero, el presidente de Liga de Quito que ganó las elecciones el pasado sábado, y Rodrigo Paz, el presidente honorario de LDU, almorzaron juntos, en un restaurante del norte de Quito.

Allí hablaron sobre el futuro institucional del equipo albo, tras el triunfo electoral de Romero. Ambos se han dedicado a defender sus posturas y este lunes 29 de octubre lo hicieron en el programa de radio de la estación Machdeportes.

Paz, en un tono de broma junto a Romero, insistió que la Comisión de Fútbol, integrada por la familia Paz (Rodrigo y Esteban) seguirá en el manejo del equipo siempre y cuando la directiva acepte las “mismas condiciones” con las que se manejaron durante 21 años.

“La responsabilidad de la Comisión de Fútbol es hasta enero de 2019. La responsabilidad del Directorio, con el equipo, comienza desde ese momento. Es absurdo pensar que en una transición no existan conversaciones anteriores para que se sepa qué equipo quieren tener el próximo año y con qué jugadores quieren contar, con qué técnico”, cuestionó Rodrigo Paz.

Recordó que desde enero de este año ha buscado dialogar con Romero, pero hasta el momento no se ha logrado establecer qué mismo pasará.

El presidente del club insistió que es potestad de la Asamblea de socios establecer las condiciones para mantener la figura con la manejó el club la actual Comisión integrada por la familia Paz. Refutó que haya hinchas que cuestionen su poco interés por el fútbol.

Paz, en intervenciones más largas dio otros detalles. “Por tres ocasiones nos hemos reunido por pedido nuestro para establecer el saldo que está pendiente. El Directorio nos debe alrededor de USD 2 millones, porque la diferencia de activos y pasivos es favorable a la Comisión”, detalló Paz.

Romero también tuvo su postura y presentó sus argumentos. “Hay una institución y se deben tomar las medidas que hay que tomar. No estoy de acuerdo la forma de entregar así el equipo. Se necesita una transición. Se necesita una estructura en donde no se afecte al que venga, que no se afecte al futuro del club”, respondió a los cuestionamientos de Paz.

Recalcó que el presidente del club es el representante legal y el que firma los documentos. También es el responsable de los impuestos que tiene que pagar el equipo azucena.

En las elecciones del sábado 27 de octubre, Romero fue reelecto presidente con 322 votos. Rafael Herrera, el otro candidato, alcanzó un total de 192 y se contabilizaron 7 nulos. Esto de más de 1 500 socios.

El análisis de Paz fue contundente a los resultados electorales. “400 socios que posiblemente no les interesa Liga ni el fútbol son los que deciden el futuro de la institución, eso debe cambiar”, cuestionó.

En medio de este ambiente, el problema de la transición ha generado incertidumbre sobre el futuro de los futbolistas. Así, según Paz, Liga de Quito tiene opción de compra por el lateral Cristian Cruz por un valor de USD 250 000. Sin embargo, como no está claro como será el manejo con la nueva directiva aún no se puede hacer uso de la opción de compra.

Paz admitió que la Comisión ahora ejerce presión sobre el nuevo Directorio porque se necesita comenzar a trabajar en el equipo del 2019, mientras se lucha por alcanzar el título.

Paz insistió que es necesario la reunión para presentar la planilla mensual del actual equipo y definir cómo se armará el plantel del 2019.

Paz admitió que en el último acto que hubo con hinchas de la Muerte Blanca se emocionó cuando los seguidores cantaron: ‘Papá Oso no se va’. Hay circunstancias que deben cambiarse, pero con un cambio bien hecho, no así como pretenden hacerlo. Si quieren que Gabbarini (Adrián) se quede debe arreglar el próximo Directorio, Pellerano lo mismo, Guerrero (Fernando) es otro caso igual”, concluyó.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (38)
No (2)