19 de septiembre de 2019 00:00

Jaime Ruiz: ‘El Atahualpa no da más: está en un estado crítico’

Jaime Ruiz, presidente de Concentración Deportiva de Pichincha. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

Jaime Ruiz, presidente de Concentración Deportiva de Pichincha. Foto: David Landeta / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 11
Triste 1
Indiferente 18
Sorprendido 1
Contento 21
Pablo Campos. Coordinador (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Jaime Ruiz nació el 20 de junio de 1957 en San José de Minas. Es economista de profesión. Es el actual presidente de la Concentración Deportiva de Pichincha. Fue elegido en agosto y estará en el cargo hasta el 2023. Antes estuvo en el cargo entre 1992 y 1996. También fue asambleísta constituyente y concejal de Quito.

Desde su llegada a la presidencia de la Concentración Deportiva, en agosto, habló de la necesidad de cambios en el estadio Atahualpa. ¿Hay que derrocarlo o renovarlo?

El estadio no ha sido remodelado desde la Copa América de 1993. Hoy está deteriorado y está feo. Aún no tenemos claro si lo que se necesita es una remodelación o la construcción de un nuevo escenario. La Concentración está trabajando en este proyecto especial, y contamos con la voluntad expresa del Gobierno Nacional y del Alcalde de la ciudad.

Esta no es la primera vez que se habla de cambios en el estadio. Hubo proyectos del entonces Ministerio del Deporte que no se concretaron. ¿Por qué creer que esta vez sí habrá cambios?

Porque el Atahualpa no da más: tiene un estado crítico. Cada vez que juega un equipo por las copas internacionales, la Conmebol impone multas por iluminación: se necesitan 800 lúmenes (unidad del sistema internacional de medidas para medir el flujo luminoso), pero solo tenemos 120. Hay que cambiar esas luminarias. Están los drenajes. Cuando llueve mucho, los accesos a camerinos se inundan.

Usted pidió un informe técnico sobre la situación del Atahualpa. ¿Qué concluyó el estudio?

Pedí un detalle de la ingeniería. La estructura está intacta, pero obviamente hay que trabajar las otras partes. Sobre esa estructura, si el camino es la remodelación, deberíamos trabajar en el tema del aforo, eliminar la pista atlé­tica, bajar un poco la cancha y mejorar los servicios. El segundo camino es la construcción de un nuevo estadio y empezar los trabajos en la parte oriental del escenario, donde ahora está la pista de patinaje. La idea es no perjudicar los partidos de marzo y septiembre de la Selección, por eliminatorias.

¿De qué depende que sea una remodelación o una reconstrucción?
Del financiamiento y del tipo de proyecto. Hay varios caminos para tomar el modelo. Uno de ellos es construir una alianza público-privada, por ejemplo.

¿En donde participen el Gobierno y la Alcaldía?
Sí, el Presidente ha mostrado el interés de buscar el Mundial del 2030 en alianza con los países del norte de la región, además del programa de Juego Limpio y la construcción de 1 000 canchas en el país. Son proyectos interesantes vistos desde la arista del deporte. Pero si Ecuador logra o no la sede, viene una Copa América y tenemos la obligación de que la infraestructura sea adecuada.

Imagen del estadio Atahualpa de agosto del 2019. Foto: Vicente Costales / EL COMERCIO

Hay reuniones con las autoridades. ¿Cuáles son los siguientes pasos?
Tenemos reuniones con los delegados del Gobierno, de la Ecuafútbol para afinar detalles. La Concentración quiere formalizar la existencia de una Comisión para este caso.

Deportivo Quito posee, por ordenanza, la publicidad interna del estadio. ¿Cambia su situación con el nuevo proyecto?
El estadio, en las nuevas condiciones, no puede tener una camisa de fuerza que impida la participación democrática de los equipos que juegan en el escenario. Usted es del América o de El Nacional y mira que la propaganda interna se la lleva otro. La ordenanza no habla de exclusividad. Hay que conversar, hay que hablar. Le he dicho al Presidente de Deportivo Quito que debemos llegar a un acuerdo.

¿Cómo sería el acuerdo?
Que los equipos que utilizan el estadio tengan un beneficio proporcional de la publicidad en función de su participación. Hay que buscar fórmulas: por ejemplo la iluminación puede ser objeto de una permuta publicitaria, si hay una empresa que quiere financiar a cambio de publicidad interna, se la voy a dar y eso no le voy a dar a Deportivo Quito. Sería una cosa equivocada hacerlo.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (17)
No (9)