13 de enero de 2019 00:00

Jackson Porozo, el juvenil que busca triunfar en el fútbol de Brasil

Jackson Porozo, en una de las prácticas de la Selección Sub 20. El esmeraldeño fue contratado por el Santos de Brasil en el 2018. Foto: Julio Estrella

Jackson Porozo, en una de las prácticas de la Selección Sub 20. El esmeraldeño fue contratado por el Santos de Brasil en el 2018. Foto: Julio Estrella

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 10
David Paredes

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

La infancia de Jackson Porozo, el defensa de la Tri Sub 20 que jugará el Sudamericano de Chile, no fue fácil. Dejó San Lorenzo cuando apenas tenía 11 años para probar suerte en el fútbol. En el 2012 llegó a Liga de Quito con el anhelo de convertirse en profesional. Pensaba que los albos le brindarían toda la seguridad que necesitaba y que con esfuerzo podría quemar etapas y llegar a Primera.

A Porozo le ilusionaba la idea de jugar con la ‘U’. Era el primer club profesional que se había interesado en él. Pero no continuó en el equipo. Tuvo que regresar a su San Lorenzo y pasó dos años alejado de su meta de ser futbolista.

En el 2014 reapareció. El Manta FC se interesó en su estilo de juego y le dio una oportunidad en la Sub 16. Pasó una temporada con los manabitas antes de regresar a Pichincha, para jugar en el Independiente del Valle.

El cuadro de Sangolquí lo acogió por dos temporadas. En ese entonces, su DT era Galo Rodríguez, uno de los formadores que tenía el club.

Roberto Arroyo, coordinador de las formativas de Independiente del Valle, prefiere no hablar del futbolista. Recuerda que el defensor oriundo de San Lorenzo se vio envuelto en actos de indisciplina.

Con los rayados jugó 23 partidos entre la Sub 16 y 18. Tras su paso por el cuadro negriazul regresó a Manta. Los atuneros, que eran dueños de sus derechos deportivos, lo catapultaron a la Selección que participó en los Juegos Sudamericanos de Cochabamba.

Porozo fue uno de los estelares en el equipo que dirigía el DT Javier Rodríguez. En el campeonato, que era Sub 17, empezaba a demostrar sus cualidades en la defensa.

“Es un orgullo poder representar los colores de tu país”, dice el defensor esmeraldeño.

El año pasado dejó al Manta para hacer pasantías en Brasil. El Palmeiras fue el primer club de ese país en buscarlo. La dirigencia del conjunto manabita hizo el contacto, pero solo se quedó tres meses en el cuadro paulista.

“A inicios del año pasado me fui a Brasil. Hice pruebas unos tres días y después me quedé tres meses. Fueron solo pasantías”, recuerda el espigado defensor de 1,90 metros.

A su regreso al Manta, la dirigencia le dio la buena nueva. Sus derechos deportivos fueron vendidos al Santos. El sueño de jugar en el extranjero se hacía realidad.

Durante su formación, varios jugadores lo cobijaron. No tiene un referente nacional, pero asegura ser admirador del español Carles Puyol.

En Manta jugó 18 partidos en el primer equipo, en la Serie B. Eso hizo que los brasileños se fijaran en él y decidieran contratarlo.

“El fútbol brasileño es distinto al ecuatoriano. Me he adaptado a mis compañeros en este tiempo. No he podido debutar por ahora, pero ya estuve entrenándome con el equipo de Primera”, dice Porozo.

En Brasil ya le pusieron apodo. Dicen que es el nuevo ‘Yerry Mina’ por su parecido físico y su buen juego aéreo.

“Mis compañeros empezaron a compararme con el colombiano por mi juego aéreo. Ahora todos me dicen ‘Yerry Mina”, dice Porozo, quien jugó en sus inicios como delantero.

Este año no ha conversado con Jorge Sampaoli. El estratega argentino asumió la dirección técnica de los ‘Peixes’ cuando Porozo estaba en su primera semana de concentración con la Selección.

Su meta es consolidarse en el fútbol extranjero, lucirse en el Sudamericano Sub 20 y volver a Brasil para debutar.

“Acá todos hablan de Pelé. Todos son hinchas de él y de Neymar. Quiero que a futuro se acuerden de mí. Quiero dejar un buen nombre”, dice el juvenil de 18 años.

Con la Tri Sub 20 espera llegar al Mundial de Polonia. Esta es la segunda experiencia del defensor en una selección. Antes estuvo en el Sudamericano Sub 17, que también se jugó en Chile, hace dos años.

En esa ocasión le marcó un gol a Uruguay, en la fase de grupos. Los charrúas también serán rivales de Ecuador en la misma instancia, este año.

“Los que estamos afuera es porque tenemos algo más. Eso nos da mayor responsabilidad y compromiso en la Selección. Debemos demostrar por qué salimos”, dice el defensor.

Para este Sudamericano, Ecuador presenta una plantilla de rostros nuevos, pero con experiencia. De la nómina que jugó el torneo Sub 17 en tierra araucana hace dos años solo repiten cuatro jugadores. Uno de ellos es Porozo, quien asegura que su padre quería tener un hijo futbolista.

“Todo lo que hago es por mi familia. Mi padre siempre quiso tener un hijo futbolista y ahora estoy yo cumpliendo ese anhelo”, dice.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (3)
No (0)