20 de septiembre de 2019 00:00

Independiente del Valle se convirtió en un protagonista de las copas

Jugadores del Independiente del Valle festejan su triunfo ante Corinthians en Sao Paulo el 18 de septiembre del 2019. Foto: AFP

Jugadores del Independiente del Valle festejan su triunfo ante Corinthians en Sao Paulo el 18 de septiembre del 2019. Foto: AFP

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 1
Contento 15
Redacción Deportes (D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Independiente se encuentra en el umbral de una segunda final internacional, con un presupuesto anual que supera los USD 5 millones. La inversión apenas se compara con los USD 96 millones de ingresos que proyectó el Corinthians para el 2019, según su último informe de gastos.

En el Arena Corinthians de Sao Paulo, el club ecuatoriano superó con autoridad por 2-0 al millonario brasileño, en la semifinal de ida de la Sudamericana. En el 2016, ya marcó un hito al llegar a la final de la Copa Libertadores, también ante instituciones que quintuplicaban su presupuesto.
¿Cuál es la clave del equipo que llegó a la Serie B en el 2008 y, dos años después, se estrenó en la A? Invertir solo en lo que se puede costear, formar futbolistas con educación integral y crear modelos competitivos desde las juveniles. Así lo expresan sus directivos.

“Independiente ha demostrado que no es un equipo chico en varias temporadas en torneos internacionales. El apelativo de ‘matagigantes’ está bien ganado”, expresó ayer Franklin Tello, presidente del club a su arribo a Quito, tras la victoria en Sao Paulo.

Desde el ascenso a Primera, los directivos han mantenido su receta, aunque debieron realizar ajustes tras el 2016, donde IDV cayó en la final de la Libertadores ante el Atlético Nacional. En seis años, ya ha participado en cinco ediciones de la Libertadores y tres de la Sudamericana.

Cristian Pellerano en el aeropuerto de Quito a la llegada del Independiente del Valle, el 19 de septiembre del 2019. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO

Cristian Pellerano en el aeropuerto de Quito a la llegada del Independiente del Valle, el 19 de septiembre del 2019. Foto: Julio Estrella / EL COMERCIO


“Esta vez esperamos cerrar bien la llave y llegar a una segunda final con una nueva mentalidad. Hemos aprendido de la derrota de la Libertadores (final 2016). Asumimos esto con una mentalidad ganadora y creyendo que sí es posible traer la copa al Ecuador”, añadió el directivo, en un proyecto que cuenta con Michel Deller como el mentor.

Tras el 2016, el club buscó asesoría. Firmó un convenio con la Academia Aspire de Catar para encontrar un modelo de juego institucional. Es decir, que todas las categorías juveniles, desde las Sub 12, hasta el plantel de Primera, jueguen con un mismo modelo.

La ubicación de Independiente del Valle desde el 2010. EL COMERCIO

La ubicación de Independiente del Valle desde el 2010. EL COMERCIO

Tras el convenio, buscó la línea europea. Fichó al español Roberto Olabe como director deportivo. En los dos meses que estuvo a cargo, marcó las bases para forjar un estilo basado en los principios de Aspire.

Luego, el club incorporó personal europeo. Llegaron los españoles Ismael Rescalvo (ahora DT de Emelec), Miguel Ángel Ramírez e Iván Vásquez.

Ramírez asumió tras la salida de Rescalvo, en mayo. “A simple vista parece que hay una línea continuista. Pero hay fundamentos diferentes a los que se venían trabajando. Defensivamente buscamos que el comportamiento sea distinto y queremos ser más agresivos y presionar más arriba de lo que se estaba acostumbrado”, dijo el DT a este Diario.

Antes de asumir como entrenador principal, Ramírez supervisaba todas las divisiones juveniles, que cuentan con sus propios entrenadores, fisioterapeutas y médicos.

90 de los jóvenes que juegan en las formativas viven en la residencia del club, en Chillo Jijón. Además de su formación deportiva, reciben alimentación, incentivos económicos que van desde USD 40 hasta 200 y educación secundaria.

Cuando cumplen la mayoría de edad, dejan la residencia. Los más destacados intentan consolidarse en Primera o, incluso, son transferidos al exterior. La última generación de jugadores de exportación la conformaron Moisés Ramírez, Stiven Plaza y Gonzalo Plata.

Eso sí, los que se van del club parten cumpliendo la instrucción secundaria.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (9)
No (3)