14 de February de 2011 00:00

Liga mostró imprecisiones y no pudo con el novato Imbabura

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

De no ser por Néicer Reasco, Liga habría perdido en Ibarra. Faltaban seis minutos para el final del compromiso, cuando el capitán albo mandó a la red el balón tras aprovechar un rebote del golero Daniel Viveros.

En la jugada anterior, el guardameta atajó un penal a Patricio Urrutia, pero en el rebote, Reasco fue más rápido que todos, definió el empate y corrió a celebrarlo con los hinchas albos que colmaban la general sur del estadio Olímpico de Ibarra.

El festejo de Reasco parecía excesivo. Los albos apenas conseguían un empate ante un rival que -a priori- es inferior, que da sus primeros pasos en la Serie A y que solo atinó a defenderse por largos tramos del cotejo.

Liga mantuvo el balón más tiempo, pero no le dio un uso adecuado. Durante la semana pasada el cuadro albo padeció por las lesiones de tres jugados claves: Geovanny Caicedo, Norberto Araujo y el goleador Hernán Barcos. Ayer se sumó a los males la expulsión del vehemente zaguero Jorge Guagua, quien vio la tarjeta roja a los 35 minutos.

Debido a las lesiones, el ‘Patón’ tuvo que ingeniárselas y ubicar a Ulises de la Cruz como zaguero. Con la salida de Guagua, el experimentado ex seleccionado y Diego Armando Calderón tuvieron más trabajo por hacer.

El Imbabura intentaba ocultar sus nervios y su ansiedad. La mayoría de sus jugadores son jóvenes y ayer tuvieron que presentarse en un estadio prácticamente lleno y ante un rival linajudo.

Adán Ayala era uno de los que más se atrevía a buscar el gol para los locales. Sus remates continuos buscaban el error del guardameta Alexander Domínguez, quien sin embargo lució seguro.

Ayer la lluvia fue otra de las protagonistas del espectáculo. Fue un día gris en Ibarra y la cancha estaba muy rápida para los protagonistas. Esto hizo que los jugadores fallaran muchos pases.

En el segundo tiempo, la lluvia desapareció. En las gradas, los seguidores de los dos equipos se animaron más a alentar. Sin embargo, la alegría vino para los locales con el tanto de Jorge Salazar, un jugador formado en Liga y que tuvo un pequeño paso por la Tercera División de España.

Los albos intentaban, de forma atropellada, buscar el empate. Las malas noticias parecen ser una constante en la tienda azucena y ayer Ezequiel González salió lesionado a los 74 minutos.

El empate solo pudo llegar a través de la jugada de Reasco, posterior al penal cobrado por Urrutia.

Pese a rescatar un punto, los jugadores albos, que ayer vistieron de negro (como si estuvieran de luto), salieron molestos y evitaron hablar con la prensa tras el juego.

Hoy la ‘U’ viaja en la noche hacia Argentina, para afrontar su debut copero ante Godoy Cruz. Esperan contar con Luis Bolaños, quien aún no está inscrito por la falta de acuerdos con la dirigencia del Internacional de Brasil.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)