Transporte, salud, artículos del hogar y más subiero…
La romería de la Virgen de El Cisne no se realizará …
Moderna ve necesaria una tercera dosis por la variante Delta
Entrevista a Fausto Cobo, director del Snai, ¿hay sa…
Las farmacéuticas aumentan su beneficio un 66% por v…
México será sede de la negociación entre Gobierno y …
16 quemas forestales se registran en Quito en solo u…
Asociación Derecho a Morir denuncia problemas para p…

Fernando ‘Chiqui’ Guerrero regresó al Independiente del Valle con más experiencia y recorrido

Fernando Guerrero (centro) trata de recuperar el balón ante el colombiano Gabriel Rafael Fuentes del Junior de Barranquilla. Foto: AFP

Fernando Guerrero (centro) trata de recuperar el balón ante el colombiano Gabriel Rafael Fuentes del Junior de Barranquilla. Foto: AFP

Fernando Guerrero (centro) trata de recuperar el balón ante el colombiano Gabriel Rafael Fuentes del Junior de Barranquilla. Foto: AFP

En las oficinas del complejo de Chillo Jijón aún permanece colgada la camiseta 23 que utilizó Fernando Guerrero en su última temporada como jugador de Independiente del Valle. Está en un rincón, junto a prendas y artículos de otras exglorias que pasaron por el club en su primera década en la Serie A y a nivel internacional.

El ‘Chiqui’ saca pecho de este gesto. Sabe que ese reconocimiento no es para todos. El quiteño de 30 años disputó 179 partidos y marcó 36 goles entre el 2010 y el 2014, en su anterior periodo. Su generación, que ya no está en el equipo, es parte de ese éxito internacional que ha alcanzado el club.

“En Independiente puede hacer historia. Jugué con una generación que fue conociendo el proyecto que quería la dirigencia. También tuve la suerte de marcar el primer gol internacional del club (ante Deportivo Anzoátegui)”, dice.

Los directivos no se olvidan de él. A mediados de enero, cuando surgió la posibilidad de que volviera, ninguna de las partes tuvo dudas. Guerrero se desvinculó de Emelec y regresó a la que él considera su casa.

“Fue una decisión acertada. Sentí que regresaba a casa después de mucho tiempo y sabía los retos del club. El cariño que le tengo a Independiente y el aprecio de los dirigentes hizo que se diera rápido”, asegura.

Su primer día en el complejo de Sangolquí estuvo matizado por las añoranzas y memorias de tiempos en los que el cuadro negriazul no contaba con instalaciones. Se reencontró con los utileros Mario Alcocer y su hermano Francisco. Ambos son los únicos que quedan en el club, desde la última vez que se puso la casaca rayada.

Me encontré con un club maduro en lo institucional e infraestructura. A mí me tocó la época en la que el equipo pedía prestadas canchas para entrenarse”, dice algo nostálgico.

Siente que el tiempo también pasó para él. Regresó a Independiente con recorrido internacional y con títulos en su palmarés.

El DT Miguel Ángel Ramírez entendió rápidamente cómo podía explotar las cualidades de Guerrero. Desde el primer partido de la temporada, ante Flamengo por la Recopa, lo usó de titular. “Con los nuevos tuvimos señales de su predisposición, entendimiento y situaciones que generaban confianza”, dijo el estratega ibérico.

Entre esos que creen en la filosofía IDV está el ‘Chiqui’. Desde que llegó al plantel ‘se puso el overol’. Apenas ha jugado dos partidos de la LigaPro, pero su actitud es positiva y quiere ser el mismo de hace seis años, con su gambeta y velocidad por los costados.

Ante Junior de Barranquilla ya marcó. Su tanto abrió el camino para que el equipo consiguiera su segunda goleada en la Libertadores. “Fue un sentimiento lindo hacerlo con la camiseta que me vio crecer como profesional”, asegura.

Por ahora, su objetivo es llegar lo más lejos en la Copa Libertadores, hacer historia en el club y darle su primer título nacional. Pero eso será paso a paso. Estos días de cuarentena, por el covid-19, los ha aprovechado para pasar con su familia. Disfruta de las caricaturas que ven sus hijos y de los entrenamientos en la sala del departamento que adquirió en la capital, cuando jugaba en Liga de Quito.