14 de diciembre de 2018 00:00

Los finalistas del campeonato nacional retomaron sus entrenamientos

Los jugadores de Liga de Quito que actuaron ante el Club Sport Emelec el miércoles 13 de diciembre de 2018 en el estadio George Capwell en la primera final del campeonato nacional. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

Los jugadores de Liga de Quito que actuaron ante el Club Sport Emelec el miércoles 13 de diciembre de 2018 en el estadio George Capwell en la primera final del campeonato nacional. Foto: David Paredes / EL COMERCIO

valore
Descrición
Indignado 0
Triste 0
Indiferente 0
Sorprendido 0
Contento 0
Redacción Guayaquil
(D)

LEA TAMBIÉN

LEA TAMBIÉN

Los jugadores de Liga llegaron a la terminal aérea de Tababela a las 14:45 del jueves 13 de diciembre de 2018. Muchos guardaron silencio y pasaron presurosos hacia las afueras del aeropuerto, en donde los esperaba un bus del equipo y una ambulancia.

El pasado miércoles, el cuadro universitario empató 1-1 con Emelec, en la primera final del Campeonato Nacional. Luego del partido, el equipo pasó la noche en el Puerto Principal y volvió ayer a la capital, en la tarde.

Por designación del club, solo el defensa central argentino Hernán Pellerano y el ofensivo Anderson Julio, autor del gol de la igualdad ante los eléctricos, hablaron para los medios. Ambos se mostraron optimistas con la consecución del título 11 para los universitarios.

“Este empate es como haber ganado la primera etapa. No nos da todavía el título, pero sí nos permite jugar y tener la opción de ser campeones”, dijo Pellerano, quien resaltó el esfuerzo de los jugadores en el Puerto Principal.

Julio afirmó que el tanto que marcó ante los azules fue especial. Se imaginaba una final tan apretada, pero no que él sea el que pondría el empate y la ilusión de conseguir un nuevo título.

Para Pellerano, la unión del grupo ha sido clave para conseguir una leve ventaja en esta final de 180 minutos. El zaguero argentino afirmó que el equipo ha mostrado todo el año ese compañerismo y es lo que hace fuerte al plantel.

La gran duda para el juego de vuelta es si llegarán o no Franklin Guerra y Juan Luis Anangonó. Ambos salieron golpeados y con molestias musculares en el segundo tiempo. Guerra, quien es el futbolista de la ‘U’ que más ha jugado este año, fue uno de los que no subió al bus de los albos. Se dirigió directo a la ambulancia del club para ser trasladado a la Clínica Toa, donde estaba previsto que los galenos de la ‘U’ lo evaluaran.

Junto al manabita también subió a la ambulancia Christian Cruz, quien salió con una molestia. Por su parte, Anangonó subió tranquilo al bus junto al resto de sus compañeros. Está previsto que los azucenas continúen con sus entrenamientos hoy en el complejo de Pomasqui.

Por su parte, durante la mañana el empresario José Chamorro visitó las oficinas del directivo Esteban Paz, en el centro de la capital.

Chamorro representa a tres jugadores de la institución que buscan prolongar sus contratos: Jefferson Orejuela, Fernando Guerrero y Christian Cruz. Este último llegó a inicios de la temporada a Liga desde el Guayaquil City, en condición de préstamo. Los albos realizarán la opción de compra de sus derechos deportivos, pero aún falta acordar el salario del futbolista para los próximos años.

También se buscan acuerdos para Guerrero, cuyo pase pertenece a Leones Negros de México, y Orejuela, cuyos derechos deportivos son del Fluminense brasileño..

En tanto, las entradas para el partido del domingo (12:00) en el estadio Rodrigo Paz se agotaron. Solo quedan unas 1 000 entradas que serán vendidas en el transcurso de este día. La general sur alta, habitual espacio para el equipo visitante, también será ocupada por los aficionados albos.

Los finalistas del campeonato nacional retomaron sus entrenamientos


Emelec busca revertir el resultado en la final de vuelta, en Ponciano

La plantilla eléctrica se entrenó en Samanes y esta noche se concentrará para su viaje de mañana a Quito. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

La plantilla eléctrica se entrenó en Samanes y esta noche se concentrará para su viaje de mañana a Quito. Foto: Archivo/ EL COMERCIO

El empate ante Liga de Quito, en la primera final, golpeó a los jugadores del Club Sport Emelec. Los deportistas salieron cabizbajos del estadio, pero trataron de mejorar su estado de ánimo en la práctica de ayer, en el parque Samanes.

El entrenador, Mariano Soso, dio una charla en el complejo antes del inicio de la práctica. Aunque reconoció la desventaja –por el criterio del gol de visitante– les pidió enfocarse en la final de vuelta, que se disputará este domingo en el estadio Rodrigo Paz.

Así lo contó Pedro Quiñónez, mediocampista que ingresó al cambio en el juego de ida. Él está optimista de cara a la revancha, y espera que su equipo cometa una menor cantidad de errores que el rival, para terminar la temporada como campeones.

“Es muy pronto para sacar conclusiones. A la interna el equipo está con mucha fe. Tenemos que quedarnos con la buena imagen que mostramos en el primer tiempo. Hay que dar vuelta a la página”, dijo el jugador de 33 años.

El gol que marcó la ‘U’ se generó tras una mala salida de Esteban Dreer, tema que según Quiñónez no se tocó en el camerino. “El rival se encontró el gol, no hay culpables”, argumenta el mediocampista. Los eléctricos respaldan el trabajo del golero, que es el capitán del equipo.

Dreer le restó importancia a su mala jugada, prefiere pensar en la regularidad de sus actuaciones en la temporada. Este año, el golero argentino-ecuatoriano recibió 41 goles en 43 partidos disputados.

“Salí a buscar con los puños y justo choqué con un compañero, pero para mí no significa nada, lamentablemente son cosas que pasan, que uno no maneja”, dijo el portero en la rueda de prensa que antecedió la práctica de ayer.

El capitán eléctrico fue autocrítico y reconoció que su equipo se vio superado por Liga durante varios pasajes del partido. Dreer apuntó al segundo tiempo como el mejor momento de Liga. “Perdimos espacio”, dijo.

Por otra parte, el defensa Leandro Vega contó que su lesión fue leve y que podrá estar en la revancha ante Liga. El zaguero argentino, que salió golpeado en el partido del estadio Capwell, se sometió a chequeos médicos y pudo entrenarse con sus compañeros.

Vega, que salió llorando de la cancha tras su molestia muscular, es considerado titular para el juego en Quito. Según dijo, sus lágrimas fueron de impotencia, porque quería seguir en la cancha.

Los eléctricos tienen lista su logística para visitar a los azucenas. En su planificación se establece viajar a Quito mañana por la tarde, y llegar a un hotel. Soso dejará concentrados a 21 jugadores esta noche, en Samanes.

Hólger Matamoros se recuperó

Hólger Matamoros se recuperó de una contractura muscular, y se apunta como estelar para la segunda final en el estadio capitalino.

El mediocampista machaleño será el enlace que usará el DT Soso en reemplazo del argentino Joel López, que tuvo un irregular partido en la ida y que confesó no haberse adaptado a jugar en la altura.

“Será el partido más complicado del año, solo podemos aspirar a ganar”, dijo Matamoros.

Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si (0)
No (0)